REDUCE TU PRESIÓN INTRAOCULAR

Cuando hablamos de la presión intraocular, nos referimos a la presión que ejercen los líquidos de nuestros ojos en las estructuras sólidas, como el cristalino o la córnea. Cuando existe un equilibrio entre la producción y eliminación de ese líquido llamado, humor acuoso, la presión se mantiene constante. Sin embargo, si este equilibrio no existiera, el nervio óptico quedaría presionado por ese líquido y pueden llegar a producirse problemas de visión como el glaucoma. Por ello, si la tienes alta, trabaja en ello y reduce tu presión ocular.

¿Es posible reducirla?

Hasta hace un tiempo la presencia de presión intraocular crónica se consideraba como una sentencia. No se había determinado ninguna solución a largo plazo, a excepción de los tratamientos con fármacos. Sin embargo en estudios recientes se puso a prueba la efectividad de actividades asociadas a la relajación. Se consideran muy útiles la realización de relajaciones guiadas o la práctica de mindfulness.

En este estudio se tomó dos grupos de personas diagnosticadas con glaucoma. Teniendo a un grupo de control y a otro grupo que se expuso a prácticas frecuentes de este tipo de meditación. Luego de terminar el estudio, se obtuvo que aquellas personas que realizaron  las prácticas de mindfulness presentaron una reducción significativa en su presión intraocular con respecto a su medición inicial. 

Importante

La presión intraocular es algo de cuidado. Si presentas una presión intraocular elevada es importante que lleves un control regular para ver los patrones y mantenerla a niveles normales. Aun así, es beneficioso que realices prácticas de relajación centradas en la recuperación y más específicamente en la reducción de tu presión intraocular. Por ello, en el vídeo de hoy te comparto una relajación que te ayudará.

Deja un comentario