MALOS HÁBITOS que impiden tu mejora visual.

Cuando se habla de Visión Natural, nos referimos a la incorporación o reforzamiento de buenos hábitos visuales, a través de ejercicios, rutinas y actividades que están directa o indirectamente relacionadas a tu visión.

Sin embargo, instalar o modificar hábitos no es tan sencillo como decirlo. Requiere tiempo, esfuerzo y atención continua hasta que se hagan automáticos. Por lo que es frecuente, que muchos malos hábitos queden presentes y es necesario darnos cuenta de ello para trabajarlos e impedir que afecten nuestro progreso.

Los malos hábitos  te impiden mejorar tu visión

Para mejorar los hábitos, no basta con la intención, también se requiere de atención. Ya que, si no estamos atentos, los  malos hábitos se pueden colar en  nuestro proceso de mejora visual, provocando  lentitud o deteniendo por completo el progreso

Muchas veces, incurrimos en ellos, porque no los distinguimos como inadecuados o simplemente porque al no prestar atención, no sabemos que están en nuestra práctica. Es por eso que hoy te traigo 6 de ellos, que considero muy importante y que detallo en el vídeo:

1.Practicar con tensión o esfuerzo cuando la base de la Visión Natural es la relajación.

2.Mantener una visión de túnel descuidando la visión periférica.

3.No observar los movimientos, lo cual es importante para nuestros ojos.

4.Pasar mucho tiempo en interiores y mantener malas posturas, afectando la nutrición de nuestros ojos, que requieren de luz y buena irrigación sanguínea.

5.No mover los ojos al leer, provocando poca ejercitación de la musculatura ocular.

6.Presentar una mentalidad no adecuada, porque la mente es poderosa y lo que CREES, LO CREAS. Por ello es necesario trabajar las creencias limitantes.

Atento a tus hábitos para mejorar tu visión

Si de verdad,  tu sueño de ver mejor lo has convertido en una meta. Con el convencimiento  de que puedes lograrlo y dispuesto a trabajar con perseverancia para alcanzar tu objetivo, no descuides estos 6 hábitos.

Cada vez que realices tus prácticas presta atención a esos aspectos, al igual que en tu día a día. Porque ejercitar es solo una forma de acostumbrarnos a usar nuestros ojos de forma adecuada. Y los buenos hábitos serán tu mejor arma para lograrlo.

Te invito a ver  el vídeo, donde encontrarás explicación detallada de porque cada uno de ellos detiene nuestra mejora visual y  cuales son las herramientas que puedes utilizar para transformarlos, logrando así recuperar tu salud visual.

¡Nos vemos en el vídeo!

Dormir bien, ver mejor. Tips para un sueño reparador.

Con el ritmo de vida que llevamos  hoy en día y nuestras actuales costumbres,  muchas  personas han adquirido el hábito de dormir poco y por lo tanto no descansar lo suficiente, sin darse cuenta del daño que provocan en sus cuerpos.

Sin duda alguna, un buen descanso es necesario para la recuperación de nuestro organismo. Durante el sueño nuestro cuerpo repara los daños sufridos en el día, repone sus fuerza y  se carga de energía. Nuestros ojos, al ser una parte constitutiva del cuerpo también sigue este proceso.

Dormir bien mejora nuestra salud visual.

Aunque, hay personas afirman que  5 horas de sueño son suficiente para ellos, los investigadores señalan que un descanso de menos de 7 horas no es lo adecuado, porque no da tiempo al cuerpo para recuperarse. Uno de sus efectos es que la circulación linfática es escasa y en el caso de los ojos, se hidratan menos de lo que deberían. 

Por lo tanto, dormir poco afecta a tus ojos negativamente y se evidencia con párpados inflados, bolsas debajo del ojo, ojeras, ojos rojos, cansancio visual y paulatinamente favorece el deterioro de nuestra visión.

Mientras que un sueño adecuado en cantidad y calidad provocará: la relajación de los músculos de los ojos, que los globos oculares al permanecer cerrados se preparen para los estímulos del próximo día y además que las imágenes proyectadas durante el día sean interpretadas adecuadamente por el cerebro. Logrando de esta forma que todo el aparato ocular recargue sus energías y pueda funcionar adecuadamente.

Para ver mejor cuida tu sueño

Dormir es uno de los hábitos más importantes para el cuidado y mantenimiento de nuestra salud, también de la visual, por ello es preciso que sigas rutinas que te permitan dormir no solo el número de horas adecuadas sino también con las condiciones necesarias para que sea un sueño de calidad.

Por ello hoy en el vídeo, te doy unos tips para preparar tus ojos y tu habitación para un descanso realmente reparador y así ayudar a tus ojos a ver mejor.

¡Te espero en el vídeo!

MÉTODO BATES funciona. Historias de la clínica: Miopía

Si tienes miopía de seguro te habrás preguntado si realmente el Método Bates funciona para ti.

Para responderte he traído 2 historias de éxito de personas con miopía, contadas por la propia Emily Bates en su libro “Historias de la clínica”, donde recoge datos sobre los pacientes tratados junto al Dr. Williams Bates en la Clínica de Harlem.

El método Bates funciona.

En estas historias se ponen de manifiesto los principios que siempre recalco y que fueron señalados en esa época por el propio Dr. Bates. Ellos son la necesidad de parpadear con frecuencia, la dificultad que representa el uso de gafas en la recuperación visual, como afecta el estrés y los beneficios de los ejercicios del método Bates: como son el palming, oscilaciones entre otros.

Claro está, eran otros tiempos con demandas distintas y al vivir una vida con mayor exposición a la luz, espacios más amplios y sin pantallas, la recuperación era mucho más rápida.

Lo que nos enseñan estas historias sobre la miopía

Lo realmente importante de estas historias, es saber que es posible recuperar la salud visual, si sigues las técnicas apropiadas y prácticas de forma constante, consciente y desde la relajación.

Te invito a ver el vídeo, es casi un viaje en el tiempo a través de las palabras de Emily.

¡Te espero dentro!

[/et_pb_text][et_pb_code _builder_version=”3.21.4″][/et_pb_code][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

5 Ejercicios para relajar tus ojos después de usar las pantallas

[et_pb_section fb_built=”1″ _builder_version=”3.21.4″ custom_padding=”54px|0px|0|0px|false|false”][et_pb_row _builder_version=”3.21.4″ custom_padding=”0|0px|27px|0px|false|false”][et_pb_column type=”4_4″ _builder_version=”3.21.4″][et_pb_text _builder_version=”3.21.4″]

En esta época es innegable la gran necesidad que tenemos del uso de las pantallas, ya sea para trabajar, comunicarnos con familiares y amigos, estudiar o divertirnos.

 

Pero es en estos momentos,  cuando las restricciones sociales nos mantienen confinados en nuestro hogares, en que  su uso se hace mayor por ser el medio casi exclusivo para mantenernos informados y comunicados con el resto de las personas.

 

Las pantallas ¿amigas? o ¿enemigas?

 

Es por ello que hoy en día, las pantallas se han convertido en grandes aliadas para sobrellevar nuestro encierro y nuestra necesidad de información. Sin embargo, también es cierto, que debido a la excesiva exposición a ellas, empezamos a sentir los efectos adversos, manifestándose en tensiones, irritación, dolor, enrojecimiento y cansancio visual.

 

Rutina para relajación visual

 

Para combatir  estas molestias,  hoy te traigo una rutina que te ayudará a reducir la tensión ocular debido al uso excesivo de pantallas, y que consiste en 5 ejercicios que te enumero a continuación:

1. Respiraciones conscientes, que relajaran tu cuerpo y mente además de incrementar la oxigenación. 

2. Relajación del cuello, por movimientos rotatorios de la cabeza en ambos sentidos. Este ejercicio es necesario debido a que cuando trabajamos con ordenadores, nuestro cuello se tensiona por la posición que asumimos. A mayor tensión en el cuello, también tendremos mayor tensión ocular y menor irrigación sanguínea a nuestros ojos.

3. Balanceo óptico, moviendo la cabeza de lado a lado y manteniendo la mirada enfocada en un objeto fijo. Nos ayuda a activar periferia, ya que durante el trabajo con las pantallas, tendemos utilizar solo la visión central.

4. Masajes oculares a través de  una serie de movimientos y presiones en puntos claves de tus ojos, que te ayudarán a soltar la tensión y lograr la relajación visual que necesitas.

5. Culminar con un Palming de 5 minutos que te ayude a hidratar y  relajar tus ojos, cuerpo y mente.

 

Esta rutina es útil cuando trabajes mucho con pantallas o simplemente cuando notes cansancio o tensión ocular y lo puedes complementar humedeciendo tus párpados con agua fresca o usando compresas de agua helada.

 

En el vídeo, te explico paso a paso toda la rutina al igual que el tiempo recomendado para cada uno de los 5 ejercicios que te ayudarán a relajar tus ojos después de trabajar con las pantallas.

 

¡Te espero en el vídeo!

[/et_pb_text][et_pb_code _builder_version=”3.21.4″][/et_pb_code][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

3 Consejos para relajarte y ver mejor.

[et_pb_section fb_built=”1″ _builder_version=”3.21.4″ custom_padding=”0|0px|0|0px|true|false”][et_pb_row _builder_version=”3.21.4″][et_pb_column type=”4_4″ _builder_version=”3.21.4″][et_pb_text _builder_version=”3.21.4″]

 

Hace un par de semanas te contaba cómo el estrés afecta a tu cuerpo, y a tu visión. En el vídeo te explico el proceso, tal cual, que sucede en el cuerpo y qué ocurre cuando se vuelve crónico. Te hablaba del sistema nervioso autónomo, del sistema simpático y parasimpático. Puedes ver el vídeo pinchando arriba para entender cómo funciona tu cuerpo. 

Hoy quiero hablarte de 3 cosas que puedes hacer para activar tu sistema parasimpático y sí estar más relajado. Piensa que estos trucos o consejos te van a ayudar de forma puntual, y si los integras en tu día a día te ayudarán de forma continua. Pero, lo más importante es que aprendas a tomarte las cosas de otra manera y cambies tu respuesta al estrés. Eso te va ayudar a que te sientas mejor, más tranquilo o tranquila, más feliz y que veas mejor porque tu cuerpo no estará gastando energía en estar alerta. Habrá más oxígeno, mejores parpadeos y lubricación de los ojos.

 

Ahora vamos con esos tres consejos para estimular el sistema parasimpático, relajarte y así ver mejor.

 

  1. Respiración: La respiración es súper importante. Ya te he hablado mucho sobre ello pero es que es necesario repetirlo hasta que lo integres. Si estás estresado o eres una persona con tendencia al estrés o ansiedad, o simplemente ves borroso practica la respiración diafragmática o abdominal. Ponte en una postura cómoda y al inhalar expande tu abdomen, al exhalar contrae. Es muy importante que la respiración ocurra a través de la nariz todo el tiempo. 

Cierra los ojos, ponte cómodo y haz series de 10 respiraciones.Mientras lo haces observa tu respiración y si viene un pensamiento vuelve a ella. Puedes practicar este ejercicio cada hora o cada dos horas.  Podríamos hablar horas sobre la respiración, si quieres que haga un vídeo sobre ello puedes dejarlo en los comentarios.

 2. Pon atención a la periferia. Cuando hay estrés, ansiedad o cuando hay problemas visuales se tiende a tener una visión de túnel. Además, esto se fomenta más con el uso de gafas.  Esto es porque en el modo de alerta tu visión prioriza ver una salida de escape olvidando el exterior, ya que se trata de encontrar el punto por el cual se ha de huir. Si activas tu periferia habrá más relajación y estarás activando el sistema parasimpático. Para hacerlo solo tienes que poner atención a las cosas que ves alrededor, o simplemente mover tus dedos alrededor de tu campo visual, para estimularla de esta manera. 

3. Centraliza y evita la multitarea. La multitarea o hacer varias cosas a la vez es algo que nos estresa y fomenta una manera de ver sin ir a detalle y difundiendo. Yo te propongo que centralices en tu vida, esto quiere decir que no hagas varias cosas a la vez ya que eso hace que tu punto de interés esté disperso, mental y visualmente. Por eso, si tienes que escribir un email, solo escribe ese email. Y al acabar puedes hacer otra tarea que tengas. Aunque parezca raro, si integras esta forma de funcionar en tu día a día, también se integrará en tu forma de mirar, ya que no querrás verlo todo a la vez, e irás paso a paso.

Cuéntame si ya haces alguno de estos consejos que te cuento y si te ayudan a ver mejor.

Hasta pronto

Marina

[/et_pb_text][et_pb_code _builder_version=”3.21.4″][/et_pb_code][et_pb_text _builder_version=”3.15″]

¡OJO! Todos estos consejos y ejercicios no sustituyen la visita al optometrista u oftalmólog@. Consulta a tu médic@ antes de empezar a practicar la visión natural. Estos consejos son complementarios a los tratamientos tradicionales.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Así responde tu cuerpo al estrés y afecta tu visión

[et_pb_section fb_built=”1″ _builder_version=”3.21.4″ custom_padding=”0|0px|0|0px|false|false”][et_pb_row _builder_version=”3.21.4″ custom_padding=”0|0px|0|0px|false|false”][et_pb_column type=”4_4″ _builder_version=”3.21.4″][et_pb_text _builder_version=”3.21.4″]

Estoy segura que has experimentado alguna vez el estrés en tus propias carnes. Quizás fue porque tenías mucho trabajo, un examen, o un día o semana en el que tenías demasiadas tareas que hacer en un tiempo limitado. O quizás es algo que forma parte de tu día a día y no sabes cómo frenarlo.

Hoy vamos a hablar sobre cómo responde tu cuerpo al estrés y cómo esto afecta a tu visión.

Cómo funciona tu sistema nervioso:

Antes que nada te voy a explicar rápidamente como funciona tu sistema nervioso: desde el punto de vista funcional, el sistema nervioso periférico se divide en sistema nervioso somático que se controla de forma voluntaria y sistema nervioso autónomo que funciona de forma involuntaria o automática y es del que vamos a hablar ahora porque tiene que ver con el estrés.

Sistema Nervioso Autónomo es la parte del sistema nervioso que controla y regula los órganos internos como el corazón, el estómago y los intestinos, y esto ocurre sin necesidad de realizar un esfuerzo consciente por parte del organismo. Controla funciones de manera automática como por ejemplo los latidos del corazón, la digestión, la respiración, el sudor y la presión arterial.

Pues bien el sistema nervioso autónomo está formado por el sistema nervioso simpático y el sistema nervioso parasimpático.

Sistema nervioso simpático: es el encargado de activarse ante una situación que percibimos como peligrosa, activando todo el mecanismo de estrés en nuestro cuerpo.
Sistema parasimpático: es el encargado de activar la relajación una vez el peligro percibido ya ha pasado, haciendo que vuelva la calma.

Hablemos ahora del estrés y cómo llegamos a él,

El estrés:

El estrés nos hace sentir desbordados y más que una emoción es una respuesta física que viaja por todo el cuerpo. Se activa por una situación física, emocional o cognitiva. Y de manera puntual y a corto plazo es algo bueno porque te ayuda a defenderte. Por ejemplo, cuando vivíamos antes de la civilización, si había una amenaza física como un animal que nos iba a atacar o una catástrofe nuestro cuerpo respondía mediante el estrés.
Y en ese momento aprendimos un sistema de reacción y respuesta, eso es el estrés, que nos hace actuar. Nos activa para resolver la amenaza que sentimos. Entonces hay una serie de respuestas en el cuerpo: se acelera el corazón, hay un shock de adrenalina, la sangre se desplaza a pies y manos y se va del estómago impidiendo hacer digestión. Nuestro cuerpo responde con la lucha, parálisis (congelación) o huida y prioriza para que podamos atacar o salir corriendo.

Después de ese estrés, lo normal es compensar para recuperarte; puede ser descansando, tomando agua, estando relajado para que tu cuerpo se recupere y regenere. Pero, esto es lo que pasaba antes, cuando vivíamos fuera de civilización. Hoy día, a menudo esto no sucede, y la persona se mantiene en ese estado de estrés de forma permanente, sin descansar después y arraigado a esa emoción que ha sentido como puede ser el miedo. Esta respuesta de alerta permanente cambia tu cerebro, así como tus órganos y células.

La glándula suprarrenal libera hormonas del estrés como cortisol, adrenalina y norepinefrina. Estas hormonas viajan por tu torrente sanguíneo y llegan hasta tu corazón haciendo que este lata más rápido y elevando tu presión arterial. Si estás hormonas están siendo siempre liberadas porque estás en un estado continuo de estrés imagina cómo pueden afectar a tu cuerpo a largo plazo.

Si nos centramos en la actualidad, ya no vivimos en pre civilización. Pero hay cosas que pueden activar el sistema de estrés aunque no solo sean amenazas físicas tales como pasaba antiguamente. Por ejemplo, un día te levantas, hay un atasco y llegas tarde a trabajar, discutes con tu jefe por ello, tus compañeros te juzgan, fallas con un cliente porque estás nervioso, y continúan pasándote cosas con las que vas tragando. Eso es solo un ejemplo, otro podría ser un desencuentro con alguien, una discusión con tu madre, una pequeña inseguridad, casi cualquier cosa en la civilización podría activar tu sistema de alerta.

Por tanto, vas acumulando un montón de situaciones de estrés, y te aferras a esa emoción que te produce el estrés como si fuera parte de ti. Al volver a casa no te descargas y liberas. Todo lo contrario, acumulas un día más sin descargar emociones como la rabia, miedo, frustración…Te vas a la cama y al día siguiente lo mismo.

Entre las respuestas físicas que se dan hay aumento de pulsaciones por minuto, respiración superficial, boca seca, estrechez de la periferia, falta de parpadeo y de lubricación en los ojos, tensión muscular, de todo el cuerpo e incluido en los ojos. Ya sabes que cuando hay tensión en los músculos oculares se deforma el globo ocular viendo borroso. Así que ya ves cómo el estrés afecta a tu visión.

Es muy común que de un estrés puntual pasas a un estrés crónico, y esto hace que tu cuerpo no pueda utilizar sus recursos para regenerarse y estar saludable, y así enfermas tu sistema inmunológico y otras partes de tu cuerpo. En ese estado de estrés tu cuerpo no puede utilizar su energía en regenerarse y en ver bien, ya que está siempre utilizando energía en estar alerta contra todas las amenazas que siente. Cuando tiene un poco de energía su prioridad no son los ojos ni la visión ya que hay otras funciones más importantes para mantenerse con vida, y además cada vez vas aprendiendo peores hábitos visuales y mentales.

El sistema nervioso simpático está siempre activo y el parasimpático nunca lo está. Agotas todos los recursos de tu cuerpo. El sistema nervioso central necesita ser repuesto, necesitas descansar y alimentarte bien. En el proceso de recuperación tu cuerpo te manda señales. Tus células han aprendido esa forma de vivir, estando en alerta y protección. Por tanto, hay que hacer una reprogramación mental y celular. Por eso, en mis programas y cursos trabajamos con ejercicios para respirar, y aprendemos a relajarnos con distintas técnicas, siempre buscando activar el sistema parasimpático para estar más tranquilos y también ver mejor. .

Si te sientes identificado, si esto te pasa el primer paso aceptar esto que te ocurre, no te preocupes porque es muy normal y común en mucha gente, no solo con personas con problemas visuales. Haz un alto y dedicate a recuperarte. Esto te va a ayudar a mejorar tu vida y tu visión.

Próximamente te daré unos consejos para activar el sistema parasimpático. Esto te ayudará a mejorar tu visión y a ganar tranquilidad en tu día a día.

Comparte en los comentarios si te sientes identificado con el estrés crónico y esto que te cuento. También cuéntame cómo haces para relajarte y deshacerte de él.

Para terminar, te comento que esta semana es mi cumpleaños y para agradecerte estar ahí conmigo un año más he decidido hacer un descuento en mis cursos durante unos días. Puedes verlo pinchando en el enlace de arriba o yendo a este enlace.

Nos vemos pronto, respira y relájate mientras tanto.

[/et_pb_text][et_pb_code _builder_version=”3.21.4″][/et_pb_code][et_pb_text _builder_version=”3.15″]

¡OJO! Todos estos consejos y ejercicios no sustituyen la visita al optometrista u oftalmólog@. Consulta a tu médic@ antes de empezar a practicar la visión natural. Estos consejos son complementarios a los tratamientos tradicionales.

[/et_pb_text][et_pb_code _builder_version=”3.21.4″][/et_pb_code][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

EJERCICIOS PARA MEJORAR TU VISIÓN

[et_pb_section fb_built=”1″ _builder_version=”3.21.4″ custom_padding=”0|0px|0|0px|false|false”][et_pb_row _builder_version=”3.21.4″ custom_padding=”0|0px|27px|0px|false|false”][et_pb_column type=”4_4″ _builder_version=”3.21.4″][et_pb_text _builder_version=”3.21.4″]

Los principios del método bates son la relajación, la centralización y el movimiento y aunque constantemente hablamos de que cada uno de estas están de manera innata en nosotros, es cierto que por alguna u otra manera pueden llegar a diferir en la manera en la que usamos nuestros ojos, dejándonos como consecuencia problemas en el funcionamiento de nuestro sistema visual. Pero ¿que podemos hace para evitar estos problemas? o ¿de que manera podemos trabajar para recuperar la “visión natural” y los hábitos de centralizar, relajar y mover de manera correcta nuestros ojos?.

Como todos los hábitos que forman parte de nuestra vida, los hábitos visuales se forman mediante  la practica de los mismos, integrándolos poco a poco de forma natural a nuestras vidas. Por ello hoy quiero compartir algunos ejercicios básicos con los que puedes apoyarte para recuperar o los hábitos saludables de visión. 

Ejercicios para tus ojos

  • Lavado: Este ejercicio ayudara a liberar la tensión en tus ojos, músculos faciales, cuello y hombros. Te ayudara a calmarte, por lo que es perfecto para iniciar cualquier practica de ejercicios visuales, o para relajarte luego de mirar las pantallas. 
  • Movimientos horizontales y Movimientos verticales: Este ejercicio ayuda a la movilidad de los músculos oculares, otras variantes puede ser el ejercicio del reloj, donde mezclas los movimientos horizontales y verticales. 
  • Ochos perezosos o infinito: este ejercicio, al igual que los movimientos horizontales y verticales te ayudara a mejorar la movilidad de tus músculos oculares, pero ademas, te ayudará a equilibrar los hemisferios de tu cerebro. 

Recuerda que, ya que la visión no es solo un proceso físico, estos ejercicios deben combinarse con ejercicios para equilibrar tus emociones y cambiar tu mentalidad, y así lograras una mejoría en tu vista. 

Inténtalos y coméntame como te va, y como sientes tus ojos luego de realizarlos. 

[/et_pb_text][et_pb_code _builder_version=”3.21.4″][/et_pb_code][et_pb_text _builder_version=”3.15″]

¡OJO! Todos estos consejos y ejercicios no sustituyen la visita al optometrista u oftalmólog@. Consulta a tu médic@ antes de empezar a practicar la visión natural. Estos consejos son complementarios a los tratamientos tradicionales.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Cómo vencer la pereza y conseguir tus objetivos

[et_pb_section fb_built=”1″ _builder_version=”3.19.15″ custom_padding=”23.7188px|0px|0|0px|false|false”][et_pb_row _builder_version=”3.19.15″][et_pb_column type=”4_4″ _builder_version=”3.19.15″][et_pb_text _builder_version=”3.19.15″]

¿Te propones nuevos retos cada año y no los consigues? ¿Quieres mejorar tu salud pero no haces nada porque te da pereza empezar? ¿Quieres mejorar tu visión, conoces ya algunos ejercicios pero no tienes disciplina porque te da pereza? No te preocupes porque no estás sola, a la mayoría de las personas nos ocurre lo mismo. Hoy vamos a hablar sobre como dejar de procrastinar y vencer la pereza.

 Ten en cuenta que detrás de esa pereza pueden haber emociones donde rascar y sacar conclusiones. Puede que te distraigas tan fácilmente porque no confías en ti, tienes miedo a fracasar en tus objetivos o simplemente estás abrumada y no sabes por dónde empezar. Por ello, tu cerebro, muy sabiamente te distrae con otras cosas fáciles que hagan que te olvides de todo y que te sientas bien. Nuestro problema es que hoy día hay muchas más distracciones que antes; internet, móvil, etc. Y eso hace que sea más fácil tirar la toalla antes de empezar.

No dejes que la pereza domine tu vida y evite que consiga tus sueños, sea cual sea,

 Si quieres mejorar tu visión o cualquier aspecto de tu vida lo único que cuenta es tu acción y no tu intención. De hecho, la única diferencia entre tu y yo (u otra persona que haya mejorado su visión) es que yo tomé acción y tu no lo has hecho todavía. Esto sirve para mejorar la visión o para cualquier otra cosa que quieras alcanzar en tu vida. 

Pero tú, y solo tú, eres el dueño de tu vida, eres responsable de tu salud y tu puedes cambiar tu vida. 

Por tanto, si para ti es común procrastinar, es decir, querer hacer algo, y dejarlo pasar y pasar…poniéndote excusas. Por ejemplo, dices que vas a empezar dieta cada lunes, o dejar de fumar el mes siguiente.  Si te sientes identificado con esto entiende que tu puedes decidir cómo quieres vivir tu vida y realmente te mereces vivir la vida que deseas, mejorar tu salud, tu visión, tu trabajo, tu vida en general.

Mi pregunta es ¿Quieres tomar el control, ser responsable de tu vida y vivir una vida libre de gafas y lentillas?

Vamos a ver 3 pasos para vencer la pereza y dejar de procrastinar en práctica de visión natural.

Descubre tu por qué. ¿Por qué quieres mejorar tu visión de manera natural? ¿Cuál es tu motivación? ¿Cómo te sentirás si lo consigues? ¿Cuál es son los beneficios?Escribe todo esto en un papel y cuelga un cartel en un sitio donde lo veas a diario para recordar porque quieres conseguir esa meta.

Identifica los momentos en los que procrastinas. Es decir, si hay algo que tienes que hacer y no lo haces… trata de identificar ese momento (haya pasado o esté a punto de pasar). Y una vez lo identifiques busca una acción simple y rápida que ponga fin a esa pereza. Por ejemplo, tienes que ir al gimnasio por la mañana pronto pero estás tumbada en la cama, pues tu primera acción va a ser levantarte de la cama, segunda acción podría ser vestirte o lavarte los dientes… Es decir, vas haciendo pequeños pasos y centrándote en ellos hasta conseguir el objetivo o tarea final que has de hacer. No lo pienses y actúa.

 ●Engaña a tu cerebro.  Dite a ti misma que solo lo vas a hacer por unos 5 minutos o por 10 repeticiones. Plantéate hacer las cosas más sencillas de la tarea y desglosarla en mini tareas. Cuando lleves practicando esos 5 minutos de manera presente seguro que te retas a hacerlo durante un poquito más. 

Por último, recuerda dormir bien, comer de manera saludable para tener más energía y practica yoga, meditación u otra disciplina o deporte que te ayuden a centrarte, tener más energía y calmar tu mente. Te ayudarán en el proceso de vencer la pereza y no procrastinar.

[/et_pb_text][et_pb_video src=”https://youtu.be/d2tbHZuLmwU” _builder_version=”3.19.15″][/et_pb_video][/et_pb_column][/et_pb_row][et_pb_row custom_padding=”0|0px|11.8594px|0px|false|false” _builder_version=”3.19.15″][et_pb_column type=”4_4″ _builder_version=”3.19.15″][et_pb_text _builder_version=”3.19.15″]

¡OJO! Todos estos consejos y ejercicios no sustituyen la visita al optometrista u oftalmólog@. Consulta a tu médic@ antes de empezar a practicar la visión natural. Estos consejos son complementarios a los tratamientos tradicionales.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

TRES TRUCOS PARA CUIDAR TUS OJOS CON EL ORDENADOR

[et_pb_section fb_built=”1″ _builder_version=”3.15″ custom_padding=”5px|0px|0|0px|false|false”][et_pb_row custom_padding=”6px|0px|8px|0px|false|false” _builder_version=”3.15″][et_pb_column type=”4_4″ _builder_version=”3.15″ parallax=”off” parallax_method=”on”][et_pb_text _builder_version=”3.15″]

Hoy día prácticamente TODOS usamos las pantallas y ordenadores. Son muy pocos los afortunados que no las usan… Pero, hay que aceptar que vamos a convivir con ellas, esta es nuestra realidad y no podemos luchar contra ella. Pero, si que hay cosas que podemos hacer para sentirnos mejor frente a ellas y para que nuestro cuerpo y ojos no se resientan tanto, no nos duelan ni nos piquen.

Así que hoy vamos a ver tres trucos para cuidar tus ojos cuando usas el ordenador:

  1. En primer lugar vas a instalarte una aplicación que te recuerde hacer descansos. Puedes usar Time Out para Mac o Eye defender para windows, pero hay muchísimas más. Vas a colocar un post-it que diga:PARPADEA, RESPIRA Y MIRA LEJOS, MIRA ARRIBA Y MIRA ABAJO. Cada media hora vas a mirar al post it y hacer lo que dice. Si tu trabajo te lo permite vas a hacerlo cada 15 minutos, si no lo harás cada 30 min. Y harás descansos más largos cada hora, levántate y muévete, estírate y date salpicaduras de agua.
  2. Para evitar tensión en la espalda y que esta llegue al cuello haz el siguiente ejercicio de movimiento para tu espalda mientras trabajas y masajea tus ojos en el momento que notes tensión en los ojos.
  3. Al acabar el día usa compresa de agua helada y a mitad de la jornada también, si no siempre puedes hacer salpicaduras de agua helada.

Y por supuesto, si estás estresad@ recuerda respirar profundamente!

Cómo ves, siempre hay cosas que puedes hacer por tus ojos, y que los van a agradecer. Empieza ya a hacerlo, es gratis ;)

[/et_pb_text][et_pb_video src=”https://www.youtube.com/watch?v=9UUTs8My6jg” _builder_version=”3.19.11″][/et_pb_video][et_pb_code _builder_version=”3.19.11″][/et_pb_code][et_pb_text _builder_version=”3.15″]

¡OJO! Todos estos consejos y ejercicios no sustituyen la visita al optometrista u oftalmólog@. Consulta a tu médic@ antes de empezar a practicar la visión natural. Estos consejos son complementarios a los tratamientos tradicionales.

[/et_pb_text][et_pb_code _builder_version=”3.19.9″][/et_pb_code][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Cómo evitar que los miedos bloqueen tu vida y tu vista

[et_pb_section fb_built=”1″ admin_label=”section” _builder_version=”3.0.47″ custom_padding=”1px|0px|0|0px|false|false”][et_pb_row custom_padding=”4px|0px|0|0px|false|false” admin_label=”row” _builder_version=”3.0.48″ background_size=”initial” background_position=”top_left” background_repeat=”repeat”][et_pb_column type=”4_4″ _builder_version=”3.0.47″ parallax=”off” parallax_method=”on”][et_pb_text admin_label=”Text” _builder_version=”3.0.74″ background_size=”initial” background_position=”top_left” background_repeat=”repeat” inline_fonts=”Arial”]

Los miedos bloquean nuestra vida y nuestra vista. Estos bloqueos nos impiden hacer cosas y tomar acción. Por tanto, es importante tenerlos en cuenta y tomar medidas.

Y ¿qué ocurre con la visión?  Normalmente el origen de los problemas visuales están en un trauma o en un miedo. A lo mejor te parece curioso, pero me gustaría que si tienes problemas visuales analices qué te pasaba o en qué andabas cuando empezaste a tener esos problemas visuales. Es decir, imagínate que fue a los 8 años; trata de recordar que estaba ocurriendo en tu vida. A veces son pequeños traumas, o cosas insignificantes para otra persona o puede ser que ni lo recuerdes porque no te parece que fue algo tan relevante Pero,  cuando vas indagando un poco más, ya vas sabiendo lo que ocurrió, y el origen.

 Cuando le pregunto a mis alumn@s me suelen decir que en aquellos momentos estaban pasando una situación difícil que no querían afrontar o no sabían cómo hacerlo. A veces comentan que en aquel momento era algo que no quería aceptar, y no quería ver.

 

Descubriendo el miedo

 ¿Cómo puedes saber si tienes miedo? En general, ocurre cuando hay cosas que no puedes hacer porque estás paralizado. Cuando sientes que no puedes hacer algo y que hay una limitación. Por tanto, está bien  reflexionar un poco sobre esto.

 

¿Cómo puedes saber si el miedo bloquea tu vista y tu proceso de mejora?

 ¿Al usar tus ojos sin gafas tienes miedo? Al principio es muy normal porque no ves bien sin ellas, y es un miedo justificado. Pero, te va a limitar a seguir con tu proceso de mejora. Por tanto,  hay que preguntarse si ese miedo está justificado o no. Es decir en el caso de ir sin gafas, si tienes un problema visual y una prescripción considerable y no puedes manejarte sin ellas te lo tomarás com calma. Lo harás paulatinamente, en un entorno donde te sientas segur@.  Y es importante que superes ese miedo para aprovechar al máximo tu potencial, para desarrollarte al máximo, y para poder mejorar tu visión y ser libre.

 Y  ¿De qué tienes miedo?, ¿De que te puedas caer, de que alguien venga y te haga daño? Hazlo poco a poco. Hazlo primero en casa; un sitio seguro o con gente conocida. Muchas veces es normal que tengamos ese pequeño miedo a hacer cosas nuevas, a salir de nuestra zona de confort, a realizar cambios.  normal que sintamos una pequeña inseguridad pero tenemos que trabajar para hacer eso que soñamos, y sí tenemos miedo tenemos que realizar los cambios que sean necesarios, trabajar en ellos para superarlos y hacerlo.

 

Primero: reconoce tus miedos ya acéptalos

 Tienes miedo, y no pasa nada. Pero, ¿a qué tienes miedo?. Escríbelo e intenta conectar con ello. Lo que hago ¿lo hago a causa del miedo? O ¿dejo de hacerlo porque tengo miedo? Es decir, intentar identificar de dónde viene el miedo;  Cuando siento miedo ¿Cómo estoy?, estoy frustrada, nerviosa, estoy triste, tengo ansiedad. Osea ¿Cómo me siento?

 

 Segundo: Reflexiona

 Una vez identificado; reflexiona, ¿ese miedo tiene sentido? ¿Está fundamentado en algo con sentido? ¿Se debe a alguna situación que tuviste anteriormente?

 

Toma acción

Una vez tengas la lista de tus miedos, vas a empezar por el más fácil, el que creas más absurdo, lo que quizás para otros es una tontería pero  para ti no,Y vas a contrarrestar ese miedo. Por ejemplo, si tu miedo es estar sin gafas, lo haríamos poco a poco, en tu casa estarías sin gafas un minuto cada día, la siguiente semana tres minutos cada día, la siguiente un poco más hasta que en casa pudieras estar periodos largos sin ellas.  Y después, vas a plantearte salir cinco minutos sin gafas. Lo haces poco a poco, hasta que te empieces a sentir cómod@.

 Piensa que puede ayudarte a sentirte más seguro, puedes ser, que esté una amiga o amigo o hacerlo en un sitio determinado.

Así que me gustaría saber ¿Cuál es tu opinión? ¿Cuáles son tus miedos? ¿Te gustaría superarlos? Y si ¿haces algo para superarlos? si es de la visión, perfecto y si no es de la visión también. Cuéntame tu experiencia y hablamos sobre ellos.

 

Te mando un fuerte abrazo y nos vemos la semana que viene

 ¡OJO! Todos estos consejos y ejercicios no sustituyen la visita al optometrista u oftalmólog@. Consulta a tu médic@ antes de empezar a practicar la visión natural. Estos consejos son complementarios a los tratamientos tradicionales.

 

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=”Text” _builder_version=”3.0.74″ background_size=”initial” background_position=”top_left” background_repeat=”repeat”][/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]