Mejora tu postura para mejorar tu vida (y tu visión)

¿Sabías qué tu postura corporal dice mucho de tu estado emocional? Seguramente te hayas dado cuenta de que cuando estás feliz y sonriente estás más erguid@ y con tu pecho más abierto. En cambio, cuando estás triste y tienes un mal día tiendes a curvar la zona dorsal de tu espalda comprimiendo el pecho, y agachando la cabeza. Esto afecta al modo en que te relacionas con los demás, y a tu energía. Además, es algo que se capta a simple vista.

Pero, ¿Te habías dado cuenta de qué afecta a tus ojos también?

La alineación de tu cuerpo; cuello, cabeza y espalda va a dirigir la alineación de tus ojos

Exacto. Tus ojos están en tu cuerpo, y de hecho están en tu cabeza 😉 Por tanto, si la alineación corporal no es la correcta no vas a poder ver claramente ya que tu mirada estará desviada. Y esto es un círculo vicioso. Cuanto peor postura adoptes más difícil será alinearte, y ver correctamente. Y no vayamos a engañarnos, una postura no adecuada influye en tu estado de ánimo, ojos, y bienestar general. Pero, también un aspecto emocional como una insatisfacción, estrés u otro problema puede causar esa mala postura. Por tanto, la postura y las emociones tienen una relación bidireccional y hemos de trabajar tanto la parte física como la emocional para mejorar la postura.

Imagen extraída de: http://www.laredcoaching.com/lo-que-nuestro-cuerpo-dice-de-nosotros/

 

Causas de mala postura:

Emocional: estrés, ansiedad, tristeza, traumas no resueltos, falta de autoestima, etc.

– Física: Mala postura al caminar, falta de actividad física o sedentarismo, deporte no adecuado a tu condición física, deporte practicado de manera errónea o lesiones 

Consecuencias de tener mala postura:

Las consecuencias son evidentes tanto físicas como emocionales. Si nos centramos en la parte más física podemos asegurar que tendremos dolor de espalda, ya sea en la zona lumbar o dorsal, también en cervicales y hombros. Afectará a nuestro equilibrio y manera de caminar haciendo posible tener lesiones, poca flexibilidad y poco alargamiento del cuerpo, así como a nuestra digestión y a nuestra respiración.

A nivel emocional tendrás una sensación general de malestar ya que si tu cuerpo no está alineado y en equilibrio tampoco lo estará tu mente. Además, ver correctamente nos será difícil, y la falta de movilidad del cuello lo empeorará aún más.

¿Cuál es la postura correcta de píe?

Cuando estás de píe debes atender a ciertos detalles. Como puedes ver en la imagen deberías colocar los píes apuntando hacia delante y paralelos, las rodillas semiflexionadas (de esta manera el coxis va hacia dentro protegiendo la zona lumbar y activando el abdomen), los hombros deben de estar relajados hacia abajo, y la barbilla paralela al suelo. La cabeza está alineada con la espalda, por tanto no se ladea hacia delante o hacia atrás.

¿Y qué pasa cuando estás sentad@?

Si estás sentad@ deberías mantener la espalda recta, los hombros hacia abajo y atrás, las plantas apoyadas en el suelo (si no llegan al suelo puedes apoyarlas en un banquito o pelota de pilates). Y por supuesto debes hacer descansos de estar en la silla y moverte. La postura sentada no es natural al ser humano, estamos hechos para el movimiento, así que muévete.

Imagen extraida de https://www.cambiatufisico.com/la-postura-correcta-un-factor-importante-en-nuestro-deporte/

 

En el próximo post compartiré contigo un vídeo con 5 posturas de yoga para mejorar tu postura corporal.

Un abrazo,

Por unos ojos sanos y felices.

– Marina