¿Es útil el método Bates en los niños? ¡SI, y además es divertido!

[et_pb_section fb_built=”1″ _builder_version=”3.21.4″ custom_padding=”2px|0px|0|0px|false|false”][et_pb_row _builder_version=”3.21.4″][et_pb_column type=”4_4″ _builder_version=”3.21.4″][et_pb_text _builder_version=”3.21.4″]

Cada día mas personas se interesan en el Método Bates, ya muchos están disfrutando los beneficios de practicar la visión natural, es por ello que es lógico que si tienen hijos se interesen en los posibles beneficio de esta práctica en la salud visual de sus pequeños.

 

Y si eres de los que preguntas si ¿Los niños pueden mejorar su visión de manera natural? me alegra decirte que la respuesta es e incluso más rápido que los adultos, siempre y cuando sea divertido.

 

Razones por las cuales mejoran más rápido

 

Se ha observado que los niños que practican la visión natural tienden a mejorar mucho más rápido que los adultos debido principalmente a lo siguiente:

1. Tienen menor tiempo con el problema visual.

2. No llevan las gafas tantas horas al día.

3. No les cuesta quitarse las gafas para ejercitar.

4. Les gustan las actividades divertidas.

 

Claves para lograr la adecuada motivación en el niño

 

Sin embargo para que el niño se ejercite de manera constante debe estar motivado, por lo cual debes prestar atención a los siguientes aspectos:

1. No relacionar la actividad al problema visual, es solo un juego más.

2. Que las actividades sean realmente divertidas.

3. Contar con la orientación de un buen libro y/o de un educador visual.

4. Que los padres estén involucrados, confíen en el método y en el educador visual.

 

Si estás interesado en este tema, te presento un libro que te sera muy útil. Se llama Mira bien de Saúl Tejerina, presenta 18 ejercicios ilustrados  con explicaciones sencillas  basadas en el Método Bates e información de Aldous Huxley y presentadas en forma de actividades lúdicas que resultan divertidas a los niños.

 

Es ideal para padres que deseen ayudar a sus hijos a recuperar su salud visual o para niños mayores de 10 años que estén motivados a mejorar su visión.

 

Te invito a que entres al vídeo para obtener más detalles sobre este interesante tema y puedas ayudar a los pequeños de la familia.

 

¡Te espero dentro!

[/et_pb_text][et_pb_code _builder_version=”3.21.4″][/et_pb_code][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Los mejores libros de visión natural para niñ@s

[et_pb_section fb_built=”1″ admin_label=”section” _builder_version=”3.0.47″ custom_padding=”29.6484px|0px|0|0px|false|false”][et_pb_row admin_label=”row” _builder_version=”3.0.48″ background_size=”initial” background_position=”top_left” background_repeat=”repeat”][et_pb_column type=”4_4″ _builder_version=”3.0.47″][et_pb_text admin_label=”Text” _builder_version=”3.0.74″ background_size=”initial” background_position=”top_left” background_repeat=”repeat”]

Hola,

Ya hace unos meses os comenté cuales son los mejores libros para mejorar la visión de manera natural. Hoy me he centrado en libros específicos para niñ@s. No preocuparos, todos sirven para tod@s, pero estos libros que os recomiendo están más adaptados a ell@s. Aunque os sugiero que lo utilicéis vosotr@s también, pues las actividades son muy divertidas.

[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=”3.15″]

¡OJO! Todos estos consejos y ejercicios no sustituyen la visita al optometrista u oftalmólog@. Consulta a tu médic@ antes de empezar a practicar la visión natural. Estos consejos son complementarios a los tratamientos tradicionales.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Palming guiado para niñ@s

[et_pb_section fb_built=”1″ admin_label=”section” _builder_version=”3.0.47″][et_pb_row admin_label=”row” _builder_version=”3.0.48″ background_size=”initial” background_position=”top_left” background_repeat=”repeat”][et_pb_column type=”4_4″ _builder_version=”3.0.47″][et_pb_text admin_label=”Text” _builder_version=”3.0.74″ background_size=”initial” background_position=”top_left” background_repeat=”repeat”]

Hoy comparto con vosotr@s la primera parte de un cuento que podéis utilizar durante el palming con vuestros hij@s. Está especialmente dirigido para niñ@s con hipermetropía, pero cualquier persona lo puede utilizar durante sus palmeos. 🙂  Para personas con hipermetropía va muy bien imaginar cosas, objetos y formas en tamaño muy pequeño. De esta manera, se estimula su visión y de cerca y se mejora.

Repasemos cómo hacer Palming;

Palming es una práctica que viene del yoga. Puede considerarse tipo de meditación que ayuda a ganar una nueva conciencia de nuestros ojos, así como relajación.

Instrucciones:

En primer lugar, es importante estar en una posición cómoda; si estás sentado puedes apoyar los codos en una mesa. Otra posición puede ser apoyar tu espalda sobre la pared, flexionar las rodillas y apoyar los codos en ellas. Si el palming es largo o simplemente prefieres hacerlo tumbado, puedes ponerte sobre la cama o sobre una esterilla, y poner cojines sobre tu pecho, así, podrás apoyar tus codos en ellos y tus brazos descansarán. Sea cual sea la posición que elijas, es importante que no sientas tensión en tus brazos ya que nuestro objetivo es la relajación.

A continuación, frota tus manos entre si, así generarás energía y las calentarás.

Ahora, cubre tus ojos cerrados con tus palmas. Las palmas deben estar ligeramente ahuecadas (como un bol) cubriendo cada ojo. Una vez tengas las palmas sobre tus ojos, ábrelos y comprueba que no entre nada de luz. Si entra luz, ajusta las manos hasta que veas oscuridad total.

Ya puedes cerrar los ojos y empezar el palming.

Durante el palming céntrate en tu respiración y siéntela en tus ojos, siente como inspiran y expiran. También puedes visualizar la mejora de tu visión. Se trata de que tengas consciencia sobre tus ojos y no dejes vagar pensamientos. Si los pensamientos vienen, déjalos ir, y céntrate en la respiración, la oscuridad y tus ojos.Después de un tiempo, sin abrir los ojos, aleja tus manos poco a poco y aprecia los cambios de luz que ves en tu oscuridad. Por último, abre los ojos con parpadeos suaves y echa un vistazo a tu al rededor.

Adaptación para niñ@s:

Si tu hij@ es pequeñ@ como para hacer palming por si sol@. Puedes ayudarle; tú puedes sentarte y él o ella se tumba apoyando su cabeza sobre tu regazo boca arriba. Otra opción e sentarte con piernas abiertas, colocar un cojín sobre tu pecho y barriga y ella o él se pueden apoyar en el cojín ,  tú puedes cubrir sus ojos con tus manos.

Más abajo os dejo la transcripción del cuento y el audio.

La llave de Purpuria

Érase una vez una niña llamada  Rubí. Rubí tenía 8 años y le encantaba pasar el rato fuera de casa. Tenía una gran atracción por los mundos encantados y de fantasía que se escondían tras los bosques, especialmente los mundos de hadas y gnomos.

Cerca de casa, había un bosque al que solía ir los domingos por la mañana con su perro Cacao. Cacao era negro (color cacao 100% puro), con orejas caídas, de tamaño pequeño y el pelo más suave que el terciopelo. Aunque al volver del bosque, su pelaje nunca era tan suave como al llegar. Cacao disfrutaba revolcándose entre el barro y hierba de alrededor del bosque.

Como cada domingo, Rubí y Cacao fueron al bosque. Era un día precioso y resplandeciente, había un sol que iluminaba todo el paisaje con una luz muy bonita. Rubí lanzaba una pelota a Cacao, y él corría a recogerla y se la devolvía. Después de un rato, Cacao se quedó paralizado, y en vez de recoger la pelota y devolvérsela a Rubí, se puso a ladrar y a mirar fijamente, como si alguien estuviese allí.  Rubí se acercó y no vio nada, pero Cacao insistía. De manera que, Rubí pensó que a lo mejor era algo tan pequeño que ella no podía ver, pero que Cacao sí. Y se puso a mirar y a mirar. Mira que te mira, miro por los árboles, miró por las plantas, miró por el suelo y ahí estaba, unos polvos brillantes se movían y con ellos una pequeña hada que intentaba comunicarse con Rubí. No había manera de entendimiento, pues Rubí no podía escucharla con claridad. De repente, como si de lluvia se tratara, polvo de hada empezó  a caer al rededor de Rubí y de Cacao, hasta que ambos se convirtieron en seres diminutos. Rubi alucinó al ver a Cacao. Se miró su propia mano y no podía ni creerlo, se había encogido como un insecto. ¡ Y lo más curioso es que su ropa también!

Entonces, pudieron entender a Layla, el hada mágica que simplemente quería enseñarles su universo en miniatura. Layla les llevo a ver la ciudad miniatura donde ella vivía. Era un poblado llamado Purpuria con casitas pequeñas, todas de color púrpura. Rubí quedó maravillada al verlas. Cada casita tenía una jardín, cada jardín tenia flores y plantas de todos los colores. Era un sitio especial, todo estaba muy cuidado y ambientado de manera diferente a su ciudad. La gente era pequeñita, pero eran encantadores. Todo el mundo quería conocer a Cacao y a Rubí, pues sabían que eran forasteros que venían de un lugar muy grande que para ellos era desconocido.

Uno de los ciudadanos, quiso invitarles a comer a su casa y enseñarles las joyas de Purpuria. De comer, les sirvieron los guisantes y los tomares más pequeños que podrías ver, pero aun así alimentaban muchísimo. Después, les enseñaron un cofre mágico, en ese cofre había una cajita dentro, dentro de la cajita había una llave minúscula de color púrpura que le dieron como obsequio a Rubí. Ella no entendió muy bien de que se trataba, pero Layla le dijo;  lo entenderás cuando necesites entenderlo.

Entonces, Layla les acompañó de vuelta al bosque. Sabía que Rubí y Cacao tenían que volver a casa pronto. Rubí se guardó la llave y empezó a caer polvo brillante sobre ella y sobre Cacao, con lo que volvieron a hacerse grandes, a su tamaño original. Caminaron a casa, y Rubí por el camino tocaba la llave minúscula color púrpura preguntándose para que le iba a servir y recordando las palabras de Layla; lo entenderás cuando necesites entenderlo.

Continuará

Utiliza esta historia o la que quieras para leer a tus hij@s durante el palming 🙂

 

[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=”3.15″]

¡OJO! Todos estos consejos y ejercicios no sustituyen la visita al optometrista u oftalmólog@. Consulta a tu médic@ antes de empezar a practicar la visión natural. Estos consejos son complementarios a los tratamientos tradicionales.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Seis maneras divertidas de practicar el Método Bates con niñ@s

[et_pb_section fb_built=”1″ admin_label=”section” _builder_version=”3.0.47″ custom_padding=”0|0px|10px|0px|false|false”][et_pb_row custom_padding=”10px|0px|27px|0px|false|false” admin_label=”row” _builder_version=”3.0.48″ background_size=”initial” background_position=”top_left” background_repeat=”repeat”][et_pb_column type=”4_4″ _builder_version=”3.0.47″][et_pb_text admin_label=”Text” _builder_version=”3.0.74″ background_size=”initial” background_position=”top_left” background_repeat=”repeat”]

El método bates y las alternativas naturales a la visión se adaptan muy bien a los niños. De hecho, la recuperación visual es más rápida que en los adultos. Esto es debido a que a menor edad, hay mayor plasticidad cerebral y una mayor capacidad de modificar estructuras cerebrales y celulares.

Además, los niños y niñas no llevan tantos años como los adultos apretando los músculos de los ojos y llevando gafas. Con lo cual, es más fácil que el músculo vuelva a su forma original.

Por eso, y porque a los niñ@s (por lo general ) no les gusta llevar gafas, te propongo estás practicas divertidas para hacer con ell@s.

Las actividades se practican sin gafas y cuanto más creativas y variadas, mejor. Aquí te propongo algunas, pero hay muchísimas más que pueden servir. Buscamos juegos en los que se implique la visión, la coordinación, el equilibrio, la motricidad, etc. Te animo a que uses tu imaginación; crea nuevos juegos y recupera otros antiguos y populares.

Estás actividades son aptas para niños y para adultos 🙂 El artículo de hoy va dirigido a la práctica con niñ@s pero no olvidemos que todos, adultos y adultas también tenemos un niñ@ dentro. Ríe, juega, canta, salta, baila y mantén a ese niño o niña viv@.

1. Salta en la cama elástica

Si tenéis la suerte de tener una cama elástica, ¡Usarla! La cama elástica ayuda a equilibrar los hemisferios cerebrales y a relajar la vista. Podéis colocar un optotipo en frente e ir diciendo letras o figuras mientras vais saltando o haciendo movimientos.

2. Juega con pelotas

Todos los juegos con pelota son estupendos para mejorar la visión, cambiamos el foco de cerca a lejos, estimulamos la visión periférica, trabajamos la coordinación de hemisferios y coordinación ojo-mano. Y no podemos negar que son muy divertidos y a los niñ@s les encantan.

Podéis jugar al tenis, al voleibol , a colar una pelota en una canasta pequeña o hacer un recorrido por un pasadizo, petanca, etc. Las posibilidades son infinitas.

3. Baila

Muévete al ritmo de la música, salta, corre, gira, rueda. Puede que te estés preguntando que tiene que ver bailar con tu visión. Pues bien, cuando nos movemos y bailamos libremente calentamos el cuerpo, liberamos tensión,  y relajamos la vista.

4. Palming con escondite

Los niños no disfrutan mucho del palming porque tienen que estar quietos por un rato. Puedes hacer un juego de esto. Enséñale cómo taparse las manos y hacer un palming y aprovecha para jugar al escondite.

5. Adivinar

Este juego es muy divertido. Vais caminando por la calle y tenéis que cerrar los ojos y abrirlos cuando creáis que va estar junto a vosotros algo que hayáis pactado como por ejemplo el coche rojo, la farola, etc.

6. Buscar tesoros diminutos

Podemos buscar cosas en el suelo que se nos hayan “perdido”, cosas pequeñitas y brillantes como abalorios. O también, podemos tirar bolitas de muchos colores al suelo y jugar a seleccionarlas por colores, elegir solo las rojas. Cualquier cosa que se os ocurra.

Me encanta ayudar a niñ@s a mejorar su visión porque ellos no tienen miedo. No tienen dudas a que el método funcione o no, y no tienen miedo al fracaso, solo creen. No perdamos la magia aun siendo adultos.

Cuando era pequeña no quise llevar gafas y no las lleve. Cuando era pequeña creía en el Método Bates. Hoy que ya no soy tan pequeña sigo sin gafas y sigo creyendo en el Método Bates. Hoy, doy las gracias a mi familia y a mi misma  por dejar a esa niña ser libre y seguir a su instinto.

 

[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=”3.15″]

¡OJO! Todos estos consejos y ejercicios no sustituyen la visita al optometrista u oftalmólog@. Consulta a tu médic@ antes de empezar a practicar la visión natural. Estos consejos son complementarios a los tratamientos tradicionales.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]