¿Que es la visión nocturna?

Antes que nada debemos entender un poco de como funciona la visión; recordemos que en nuestras retinas existen dos tipos de células sensibles a la iluminación, las cuales son llamadas “conos” y “bastones”.Para explicarlo de manera sencilla, los conos son aquellas células que nos permiten ver a mayor detalle, además logran captar los colores; sin embargo, estas necesitan una cantidad alta de luz para poder funcionar.

Es por esto que en ambientes más oscuros los conos se “desactivarán”, nuestra pupilas intentará adaptarse al ambiente expandiéndose para permitir el mayor ingreso de luz posible, y empezaran a trabajar los bastones; a diferencia de los conos los bastones nos permiten adaptar nuestra visión a ambientes poco iluminados, sin embargo estos no podrán determinar los colores de la misma manera que los conos, sino que percibirán la imagen en escala de grises. 

¿Es posible perder la visión nocturna?

En la actualidad, debido a el ritmo de vida  a el que estamos acostumbrados, son pocas las ocasiones en las que nos encontramos en ambientes realmente oscuros, y hasta se nos hace un hábito el encender la luz de manera automática cuando se hace de noche.

Es por esta razón que gradualmente nuestro iris puede ir perdiendo la capacidad de expansion/contraccion. Esto nos traería como resultado la disminución de la sensibilidad a la luz en lugares oscuros o pérdida de visión nocturna.

¿Que puedo hacer para recuperar la visión nocturna 

Un ejercicio que me encanta realizar en los retiros es el exponernos a la oscuridad por 45 minutos, y la manera más divertida de hacerlo es dando paseos nocturnos.

Este ejercicio puedes realizarlo y animar a otras personas a que lo realicen contigo. Puedes empezar haciéndolo una vez a la semana, y te sorprenderás como a lo largo de las semanas podrás ir percibiendo más los objetos que te encuentras en el camino.

Y tú ¿Te animas a mejorar tu visión nocturna practicando este ejercicio?

Cuéntame tu experiencia con ello.

Un abrazo!

Marina

 

¡OJO! Todos estos consejos y ejercicios no sustituyen la visita al optometrista u oftalmólog@. Consulta a tu médic@ antes de empezar a practicar la visión natural. Estos consejos son complementarios a los tratamientos tradicionales.