Usamos los ojos todo el día, especialmente cuando estamos despiertas o despiertos. Por eso, es necesario aprender a usarlos de un modo relajado y eficiente todo el día. No pienses en la visión natural como unos ejercicios aislados, sino que pienses en ella como un modo de vida y de uso de tus ojos.  Por eso siempre hablamos de hábitos. Ya estás usando tus ojos con una visión antinatural todo el día, ¿por qué no hacerlo con una visión natural todo el día?

Vamos a ver como puedes hacer esto:

Antes de despertarte ten el buen hábito de estirar tu cuerpo, y bostezar para humedecer los ojos.

Cuando vayas al baño a lavarte, al igual que tienes higiene dental, ten higiene visual y salpica tus ojos cerrados con agua de 10 a 15 veces, después secalos con una toalla suave. También puedes hacer un masaje suave en dos minutos como el que tienes en este vídeo y por último saluda a tus ojos y deséales un buen día. 

Cuando estés esperando al autobús o metro, mira los detalles de las cosas, mira los colores, formas y texturas, poniendo atención a lo que ves, y no a lo que no ves. 

En el trabajo, haz descansos del ordenador o pantalla y aprovecha para mirar lejos, en reuniones o hablando con compañeros puedes mirar de un lado a otro, de un ojo a otro de la persona, paseando tu mirada.

Si tienes que caminar de un sitio a otro aprovecha para  ver el movimiento aparente, tienes un vídeo sobre ello. 

Para leer, usa las gafas reticulares, y trata de visualizar lo que has leído al acabar cada capítulo. Cierra tus ojos y visualiza mentalmente. 

Por la noche, acaba con unas salpicaduras de ojos, mira a tus ojos al espejo y agradece lo que hacen por ti. Diles gracias.

¿Qué más formas se te ocurren de integrar hábitos en tu día a día?

¡OJO! Todos estos consejos y ejercicios no sustituyen la visita al optometrista u oftalmólog@. Consulta a tu médic@ antes de empezar a practicar la visión natural. Estos consejos son complementarios a los tratamientos tradicionales.