Cuando se trata de mejorar tu visión no existen los atajos, ni las fórmulas milagrosas que te darás resultados de la noche a la mañana. El mejorar tu vista de forma natural, es un proceso que requiere grandes dosis de motivación, planificación y constancia. 

 El objetivo principal debe ser recuperar los buenos hábitos de salud visual,puesto que al final de todo, los métodos de visión natural tienen como base el buen uso de tus ojos, que es la manera en la que se deben utilizar naturalmente.

Aunque este proceso es algo natural, en ocasiones resulta necesario buscar el asesoramiento de un educador visual, para trazar un plan y poder apoyarnos en él, resolviendo nuestras dudas y sintiendo que no estamos solos.

Además, el contar con el apoyo de un profesional podrás evitar en caer en los errores más frecuentes que cometen las personas, como yo, al iniciar su proceso de recuperación visual. 

Pero si aún no estás seguro de si quieres buscar un educador visual, y crees que puedes realizar este proceso de manera independiente, entonces creo que te será muy útil conocer cuáles fueron mis errores a la hora de iniciar el proceso, y asi podras evitar repetirlos, y no olvidarse de algo fundamental, nuestra mentalidad. Un cambio de hábitos, que no tiene que ser sinónimo de agenda o planes de entrenamiento restrictivos, debe ir acompañado de ejercicios de mentalidad. 

Si logramos que nuestra mente esté equilibrada con nuestro deseo de mejorar nuestra visión, conseguiremos el objetivo marcado y habremos logrado un profundo cambio en nuestro estilo de vida.

Cinco errores que yo cometí intentando mejora mí visión: 

 

  1. Iniciar el proceso sin ayuda: Para mí este fue mi mayor problema, pues inicialmente, cuando conocí y decidí iniciar mi proceso de recuperación visual, tenía 10 años, y esto, sumado a el hecho de que nadie a mi alrededor conocía sobre los métodos de recuperación visual, y el que estuviera aprendiendo de un libro escrito principalmente para adultos, ocasionó que luego de un corto periodo yo terminará por dejar de lado el método bates. Es por ello que te recomiendo que siempre busques un educador visual, o algún tipo de material didáctico al que puedas consultar constantemente. Esto puede ser por vídeos, blogs donde se hable sobre el tema, o incluso grupos (Puedes unirte al grupo de Practicantes de método bates pinchando en este enlace). 
  2. Constancias en las prácticas: Como en todos tus objetivos, para lograr un buen resultado, debes ser constante. El cambiar tus hábitos requiere de tiempo, esfuerzo y práctica al principio. Por lo que te recomiendo que te rodees de personas que estén en el mismo proceso que tú, con las que puedas discutir sobre esto y puedas mantener tu motivación, y tu foco. 
  3. Integrar hábitos: El objetivo del método bates y las técnicas de recuperación visual es realizar el cambio de hábitos malos, por los hábitos saludables de visión. Por lo que debes de tener en cuenta que las prácticas deben realizarse con consciencia y atención, para poder integrar estos hábitos en tu día a día. 
  4. Trabajar desde la tensión: Un problema frecuente, que noto en mucho de mis estudiantes es el realizar las prácticas de forma automática y con estrés en sus ojos, forzándolos a ver. Pero, tomando en cuenta que el estrés ocular es uno de los principales factores que generan los problemas visuales, tenemos que el realizar las prácticas con estrés solo empeorarán nuestro proceso. 
  5. Obsesionarse con los resultados: Recordemos que probablemente llevas algo de tiempo utilizando gafas, por lo que tus ojos han sufrido un poco de daño desde hace algunos años, es poco probable que podamos desaparecer ese daño en el paso de unos días o semana, así que tómalo con calma. Recuerda que este proceso es cambiar tu estilo de vida, por lo que te tomará algunos meses acostumbrarte a los nuevos hábitos y finalmente notar un 100% de tus resultados. 

¡OJO! Todos estos consejos y ejercicios no sustituyen la visita al optometrista u oftalmólog@. Consulta a tu médic@ antes de empezar a practicar la visión natural. Estos consejos son complementarios a los tratamientos tradicionales.