¿Te gusta leer cada día pero acabas con los ojos y cuerpos destrozado? ¿Buscas cómo estar cómodo a la hora de leer?

En primer lugar, has de entender que estas posturas van a hacer que estés cómoda para leer y que no te duela el cuerpo (especialmente los ojos, cuello y espalda), aunque si estás muy cómoda pùede que te duermas.

Además, cada cuerpo es distinto y tienes que pensar en la mejor postura para ti.

 

 Pero, ten en cuenta estos consejos para buscar la postura:

  • Mantén tu espalda apoyada en la pared o respaldo. Apoya desde tus glúteos hasta la parte alta de la espalda y hombros con tu columna vertebral recta. Así evitamos tensión en las cervicales, espalda (especialmente lumbar y hombros)
  • Coloca el libro en línea con tus ojos, es decir, evita bajar la cabeza ya que hay tensión en las cervicales y la espalda se encorva provocando una mala alineación en la columna vertebral. Crea mucho esfuerzo al cuello y espalda.
  • Trata de buscar un asiento que no sea muy duro porque puede ser molesto por la presión generada sobre los huesos de la pelvis pero tampoco muy blando porque entonces te puede doler la espalda por la curvatura.
  • Si te sientas en una silla o butaca puedes buscar cual postura es la mejor para ti, o bien apoyando los pies sobre el suelo o un banco. Si prefieres flexionar las rodillas o cruzar las piernas puedes dejar un cojín en la parte baja de tu espalda para que se apoyen las vértebras lumbares y podrás estar mucho más cómoda por más tiempo.
  • Experimenta y busca diferentes posturas hasta dar con la mejor para ti pero trata de tener una buena alineación, es decir, trata de distribuir tu cuerpo de manera equitativa sin cargar el peso solo en un lado, y recuerda descansar a menudo.

¡OJO! Todos estos consejos y ejercicios no sustituyen la visita al optometrista u oftalmólog@. Consulta a tu médic@ antes de empezar a practicar la visión natural. Estos consejos son complementarios a los tratamientos tradicionales.