¿Que son los aceites esenciales?

Los aceites esenciales son productos químicos que forman las esencias odoríferas de un gran número de vegetales. El término aceite esencial se aplica también a las sustancias sintéticas similares preparadas a partir del alquitrán de hulla, y a las sustancias semisintéticas preparadas a partir de los aceites naturales esenciales.

Los aceites esenciales proceden de las flores, frutos, hojas, raíces, semillas y corteza de los vegetales. Se desconoce la función exacta de un aceite esencial en un vegetal; puede ser para atraer los insectos para la polinización, o para repeler a los insectos nocivos, o puede ser simplemente un producto metabólico intermedio.

LA AROMATERAPIA

 

La aromaterapia es la terapia que utiliza aromas que provienen de la naturaleza, plantas, flores, arbustos, con fines curativos.  La aromaterapia trata conjuntamente la mente y el cuerpo. El aroma de los aceites esenciales puede tener un potente efecto sobre las emociones mientras que su química afecta al organismo.

El proceso requiere de la destilación del vegetal para captar lo que se denominan ACEITES ESENCIALES. Estos aceites serán los encargados de transmitir las propiedades naturales por medio de aplicaciones y tratamientos.

La facilidad de absorción de la piel permite que los componentes activos penetren directamente en el organismo, mejorando nuestro sistema, y actuando sobre la circulación sanguínea, los tejidos, los órganos, etc; mejorando las diferentes dolencias tanto físicas como psicológicas.

 

BENEFICIOS DE LOS ACEITES ESENCIALES:

 

Además de hidratar y nutrir en superficie, quizá lo más importante de estas esencias vivas son sus virtudes relajantes, tonificantes o descongestivas, captadas al instante por el olfato y que constituyen toda una ciencia curativa: la aromaterapia. El potencial de los aceites esenciales tiene una correspondencia directa con la fitoterapia y las propiedades de las plantas medicinales.

  • Contrarrestar el insomnio
  • Reducir el stress
  • Disminuir la ansiedad
  • Aliviar el dolor
  • Quitar la depresión
  • Aumentar las defensas inmunológicas
  • Corregir problemas estomacales crónicos
  • Otros padecimientos más
  • Se pueden utilizar para higienizar una habitación, ropa o artículos personales de la persona enferma
  • Evitar contagios:
  • Despejar las vías respiratorias
  • Aumentar las defensas del organismo:
  • Fluidificar las secreciones
  • Mejorar el sistema inmune
  • Calmar la tos
  • Dolor de garganta

 

CÓMO SE USAN:

Los aceites han de ser de buena calidad y ecológicos y no deben ingerirse nunca, ni aplicarse tampoco directamente sobre la piel. También, has de asegurar que no eres alérgic@ al aceite esencial. Por eso, se usan siempre diluidos en agua, mezclados con los llamados “aceites base” (aceites neutros) o por difusión en el aire.

  • Masaje: Uno de los métodos de aromaterapia más eficaces, pues a la eficacia de los aceites esenciales se une el poder terapéutico del masaje.

  • Baño: Podemos echar varias gotas de aceites esenciales sobre el agua tibia de una bañera y luego sumergirnos durante 15 o 20 minutos. Por este medio estamos tanto aspirando el vapor de los aceites esenciales como permitiendo que estos penetren a través de nuestra piel. Si lo prefiere puede mezclar de 3 a 5 gotas de aceite esencial con tres cucharadas de miel de abeja antes de echarlo en el agua.

  • Inhalación: Podemos echar algunas gotas en un pañuelo y oler o podemos echar de 6 a 12 gotas en una olla de agua hirviente, luego colocamos una toalla o manta que cubra tanto nuestra cabeza como la olla e inhalamos el vapor durante varios minutos. Se debe tener la precaución de no acercarse demasiado ya que podemos quemarnos la cara con el vapor.

  • Difusión: Existe en el mercado una amplia variedad de productos para llenar el espacio de una habitación u oficina con el aroma de los aceites esenciales. Estos productos, llamados difusores o atomizadores, esparcen los aceites esenciales formando una nube de diminutas partículas. Estos difusores pueden ser de utilidad en casos de afecciones respiratorias o simplemente para llenar el aire con una fragancia ya sea calmante o estimulante.

  • Compresas: Estas pueden ser frías o calientes. Se utilizan para aliviar dolores de cabeza, y molestias musculares. Se pueden añadir de 5 a 10 gotas de aceites esenciales a 4 onzas de agua. Se empapa una toalla en esta solución y se aplica al área dolorida.

     

CINCO ACEITES ESENCIALES PARA RELAJARTE:

  1. Lavanda

El aceite de lavanda es uno de los aceites mejor estudiados en cuanto a sus efectos relajantes. Un estudio descubrió que la aromaterapia con aceite de lavanda calma el sistema nervioso bajando la presión arterial, el ritmo cardiaco y la temperatura de la piel al igual que poniendo las ondas cerebrales en un estado de mayor relajación.

La lavanda también puede ayudar a tratar el insomnio leve y a tener una mejor calidad de sueño. También se ha descubierto que la aromaterapia con aceite de lavanda ayuda a reducir la ansiedad y tristeza de las mujeres con depresión postparto.

Se ha determinado, a su vez, que la lavanda ayuda a reducir la ansiedad en varios contextos médicos, tales como los consultorios dentales, la unidad de cuidados intensivos y durante las preparaciones antes de una cirugía.

 

  1. Azahar

El Aceite de Azahar o neroli es un aceite esencial que se obtiene mediante la técnica de destilación al vapor, por esto su concentración es muy alta y es 100% puro.  

Entre los muchos beneficios y propiedades de este aceite esencial podemos destacar sus capacidade : relajantes, Aromáticas, Antisépticas, Regenerador, Anti arrugas. Y Ayuda a dormir.

  1. Bergamota

La bergamota es una fruta híbrida entre una naranja agria y un limón o lima y se usa para producir el aceite esencial de bergamota.

Cinco de seis estudios clínicos, realizados entre 2009 y 2013, han descubierto que la aromaterapia con aceite esencial de bergamota reduce el ritmo cardíaco, la presión arterial y el estrés.

  1. Ylang Ylang

El aceite esencial de Ylang Ylang es un aceite floral dulce extraído de la flor de un árbol tropical del sureste de Asia. Se ha demostrado que el aroma de Ylang Ylang es relajante y disminuye la presión arterial en diversos estudios menores. Un estudio descubrió que el aroma de Ylang Ylang calma el sistema nervioso, causando un ritmo cardiaco y presión arterial lenta.

  1. Jazmín

El jazmín tiene un aroma dulce y puede ser una fragancia relajante. El aceite esencial de jazmín, aunque no ha sido tan bien estudiado, sí se ha demostrado que puede ser tranquilizante.

 

Aquí tienes 5 ideas, mi recomendación es que elijas el aceite que más fácil puedas encontrar donde vives y que más te guste su olor.

 

Cuéntame tu experiencia con ello.

 

Un abrazo!

Marina

 

¡OJO! Todos estos consejos y ejercicios no sustituyen la visita al optometrista u oftalmólog@. Consulta a tu médic@ antes de empezar a practicar la visión natural. Estos consejos son complementarios a los tratamientos tradicionales.