El verano ya está prácticamente aquí. Y con ello, las vacaciones tan deseadas para tod@s. Aunque sé que much@s me diréis que en esta época del año tenéis poco tiempo libre porque entre vacaciones, viajes, reuniones familiares, excursiones y los niñ@s… no encontráis tiempo para vosotr@s mis@s y mucho menos para practicar el Método Bates.

Este planteamiento es un error. La idea es tratar de integrar el Método Bates a la rutina diaria, al igual que haces deporte, paseas, te lavas los dientes. Y mejor aún si integras los ejercicios en momentos cotidianos de tu vida como por ejemplo cuando caminas. Esto debe ser así, o si no, no practicarás nunca. 

Aquí tienes algunos ejemplos de actividades veraniegas compatibles con el Método Bates. Esto no es un blog de viajes, pero en este artículo me ha apetecido hacer una mezcla entre lugares especiales y bonitos (algunos generales y otros más particulares) y entre el Método Bates.

Pero, no me mal interpretes; para practicar el Método Bates no necesitas viajar o mucho dinero. Pero, si lo haces, aquí tienes algunas ideas que por supuesto se pueden adaptar a tu situación y bolsillo.

Recuerda; la idea es hacerlo sin gafas ni lentillas.

1. Practica sunning en la playa

Un plan de playa siempre es perfecto. Puedes hacer sunning tumbándote en la arena y dejando que el sol penetre en  tus ojos cerrados mientras ladeas la cabeza de lado a lado. Tras unos minutos de sunning, puedes hacer un palming y repetir esa secuencia un par de veces. No lo hagas entre las 13h y las 16h ya que la temperatura es muy elevada.

2. Haz oscilaciones en la cima de una montaña

Si te gusta el senderismo, aprovecha para hacer algo especial al llegar a la cima. Después del descanso, puedes hacer oscilaciones largas por unos minutos. Respira ese aire fresco y dale a tus ojos el regalo de la belleza.

3. Observa un partido de Wimbledon

Esto es perfecto para practicar shifting; desplaza tu mirada mirando las pelotas que van de un lado al otro a la vez que disfrutas de un buen partido. 

Alternativa:

Observa cualquier partido que implique pelotas en movimiento como pimpón, voleibol, etc. O aún mejor, juega tú. 

4. Viaja en el tren de Harry Potter hacia Hogwarts y observa el movimiento aparente

Si vas por Escocia; Sube en el Jacobite; la locomotora a motor que pasa por el viaducto de Glenfinnan. Este tren fue el que interpretó al Hogwarts Express en Harry Potter. Aprovecha para percibir el movimiento aparente; mira como el paisaje se va hacia atrás. O puedes hacerlo en cualquier tren.:)

5. Visita un museo y busca detalles en las obras

Si tienes la oportunidad de visitar algún museo, es una buena idea el practicar shifting o delinear. Mira los detalles de los cuadros y esculturas, descubrirás que puedes ver cosas que nunca pensaste poder ver.

6. Navega buscando los delfines en el mediterráneo

Si tienes ocasión de estar en alta mar, busca delfines. Ellos no siempre aparecen, pero cuando lo hacen, es maravilloso y muy mágico. Estarás centralizando y cambiando el foco de lejos a cerca.

Alternativa: Busca pájaros o nubes con formas en el cielo, o desde la orilla puedes buscar barcos en el mar.

7. Haz caminatas a la luna llena

Apúntate las fechas de las próximas lunas llenas; 9 de Julio y 7 de Agosto. Programa con tu familia y amig@s excursiones por el campo esas noches. Podéis hacer algún ritual especial o simplemente caminar y conversar. Ayuda a mejorar la visión nocturna y periférica. Es especialmente beneficioso para miopes, pero con resultados positivos para todo el mundo.

¡OJO! Todos estos consejos y ejercicios no sustituyen la visita al optometrista u oftalmólog@. Consulta a tu médic@ antes de empezar a practicar la visión natural. Estos consejos son complementarios a los tratamientos tradicionales.