Como adaptar el palming para aplicar en niños

Palming guiado para niñ@s

Palming guiado para niñ@s

En un articulo anterior les hable de como practicar de forma divertida la  visión natural  con niños. Hoy comparto con vosotr@s la primera parte de un cuento que podéis utilizar al ejercitar con vuestros hij@s. Está especialmente dirigido para acompañar el palming guiado para  niñ@s con hipermetropía, pero cualquier persona lo puede utilizar durante sus palmeos. 🙂  

Para personas con hipermetropía va muy bien imaginar cosas, objetos y formas en tamaño muy pequeño. De esta manera, se estimula su visión  de cerca y se mejora.

Niña con palmeo

Repasemos cómo hacer Palming

Palming es una práctica que viene del yoga. Puede considerarse tipo de meditación que ayuda a ganar una nueva conciencia de nuestros ojos, así como relajación.

Instrucciones para realizar palming:

En primer lugar, es importante estar en una posición cómoda; si estás sentado puedes apoyar los codos en una mesa. Otra posición puede ser apoyar tu espalda sobre la pared, flexionar las rodillas y apoyar los codos en ellas, tal como te muestro en la imagen.

Palming sentado en el piso

Si el palming es largo o simplemente prefieres hacerlo tumbado, puedes ponerte sobre la cama o sobre una esterilla, y poner cojines sobre tu pecho, así, podrás apoyar tus codos en ellos y tus brazos descansarán. Sea cual sea la posición que elijas, es importante que no sientas tensión en tus brazos ya que nuestro objetivo es la relajación.

Palming con ayuda de almohada

A continuación, frota tus manos entre si. Así generarás energía y las calentarás.

Ahora, cubre tus ojos cerrados con tus palmas. Las palmas deben estar ligeramente ahuecadas (como un bol) cubriendo cada ojo. Una vez tengas las palmas sobre tus ojos, ábrelos y comprueba que no entre nada de luz. Si entra luz, ajusta las manos hasta que veas oscuridad total.

Ya puedes cerrar los ojos y empezar el palming.

Durante el palming céntrate en tu respiración y siéntela en tus ojos, siente como inspiran y expiran.

También puedes visualizar la mejora de tu visión. Se trata de que tengas consciencia sobre tus ojos y no dejes vagar pensamientos. Si los pensamientos vienen, déjalos ir, y céntrate en la respiración, la oscuridad y tus ojos.

Después de un tiempo, sin abrir los ojos, aleja tus manos poco a poco y aprecia los cambios de luz que ves en tu oscuridad.

Por último, abre los ojos con parpadeos suaves y echa un vistazo a tu alrededor.

Para mayor información de como hacer el palming dirígete al siguiente articulo de mi blog Palming guiado

Realizando palming guiado para niñ@s:

Para realizar el palming guiado para niño, lo ideal es que el niñ@ se encuentre tranquilo y con la disposición a mantenerse sereno. Procura que el ambiente ya sea jardin o habitación, promueva la relajación y la escucha.

Si tu hij@ tiene suficiente edad, dale indicaciones para que se cubra los ojos apropiadamente, ya sea que este sentado o acostado.

Niño haciendo palmeo

Si tu hij@ es pequeñ@ como para hacer palming por si sol@. Puedes ayudarle; tú puedes sentarte y él o ella se tumba apoyando su cabeza sobre tu regazo boca arriba. Otra opción es sentarte con piernas abiertas, colocar un cojín sobre tu pecho y abdomen y ella o él se pueden apoyar en el cojín,  tú puedes cubrir sus ojos con tus manos.

Y mientras tapas sus ojos y que se mantenga sereno mientras dura el palming, puedes leerle este cuento o alguno similar para mantenerle entretenido. Ten en cuenta que según la edad del niño, el cuento  sera mas o menos extenso. 

Cuento para ser usado durante el palming.

La magia de los cuentos

Los cuentos nos encantan a cualquier edad, pero los niños muy especialmente disfrutan esta actividad. 

Leer cuentos a los niños proporciona grandes beneficios, entre ellos la oportunidad de reafirmar  lazos familiares y  promoveer el desarrollo de diferentes habilidades como la concentración, memoria e imaginación. 

Además, ayuda a la relajación, así el niño permanece tranquilo durante el tiempo del palming.

La llave de Purpuria

Érase una vez una niña llamada  Rubí. Rubí tenía 8 años y le encantaba pasar el rato fuera de casa. Tenía una gran atracción por los mundos encantados y de fantasía que se escondían tras los bosques, especialmente los mundos de hadas y gnomos.

Cerca de casa, había un bosque al que solía ir los domingos por la mañana con su perro Cacao.

Cacao era negro (color cacao 100% puro), con orejas caídas, de tamaño pequeño y el pelo más suave que el terciopelo. Aunque al volver del bosque, su pelaje nunca era tan suave como al llegar. Cacao disfrutaba revolcándose entre el barro y hierba de alrededor del bosque.

Como cada domingo, Rubí y Cacao fueron al bosque. Era un día precioso y resplandeciente, había un sol que iluminaba todo el paisaje con una luz muy bonita.

Rubí lanzaba una pelota a Cacao, y él corría a recogerla y se la devolvía. Después de un rato, Cacao se quedó paralizado, y en vez de recoger la pelota y devolvérsela a Rubí, se puso a ladrar y a mirar fijamente, como si alguien estuviese allí.  

Rubí se acercó y no vio nada, pero Cacao insistía. De manera que, Rubí pensó que a lo mejor era algo tan pequeño que ella no podía ver, pero que Cacao sí. Y se puso a mirar y a mirar.

Mira que te mira, miro por los árboles, miró por las plantas, miró por el suelo y ahí estaba, unos polvos brillantes se movían y con ellos una pequeña hada que intentaba comunicarse con Rubí. No había manera de entendimiento, pues Rubí no podía escucharla con claridad.

De repente, como si de lluvia se tratara, polvo de hada empezó  a caer al rededor de Rubí y de Cacao, hasta que ambos se convirtieron en seres diminutos.

Rubi alucinó al ver a Cacao. Se miró su propia mano y no podía ni creerlo, se había encogido como un insecto. ¡ Y lo más curioso es que su ropa también!

Entonces, pudieron entender a Layla, el hada mágica que simplemente quería enseñarles su universo en miniatura.

Layla les llevo a ver la ciudad miniatura donde ella vivía. Era un poblado llamado Purpuria con casitas pequeñas, todas de color púrpura.

Rubí quedó maravillada al verlas. Cada casita tenía una jardín, cada jardín tenia flores y plantas de todos los colores. Era un sitio especial, todo estaba muy cuidado y ambientado de manera diferente a su ciudad.

La gente era pequeñita, pero eran encantadores. Todo el mundo quería conocer a Cacao y a Rubí, pues sabían que eran forasteros que venían de un lugar muy grande que para ellos era desconocido.

Uno de los ciudadanos, quiso invitarles a comer a su casa y enseñarles las joyas de Purpuria.

De comer, les sirvieron los guisantes y los tomares más pequeños que podrías ver, pero aun así alimentaban muchísimo.

Después, les enseñaron un cofre mágico, en ese cofre había una cajita dentro, dentro de la cajita había una llave minúscula de color púrpura que le dieron como obsequio a Rubí. Ella no entendió muy bien de que se trataba, pero Layla le dijo;  lo entenderás cuando necesites entenderlo.

Entonces, Layla les acompañó de vuelta al bosque. Sabía que Rubí y Cacao tenían que volver a casa pronto. Rubí se guardó la llave y empezó a caer polvo brillante sobre ella y sobre Cacao, con lo que volvieron a hacerse grandes, a su tamaño original.

Caminaron a casa, y Rubí por el camino tocaba la llave minúscula color púrpura preguntándose para que le iba a servir y recordando las palabras de Layla; lo entenderás cuando necesites entenderlo…Continuará

Te dejo un audio en ingles del cuento 

Utilizar esta historia o cualquier otra que desees durante el palming guiado para niñ@s , provocara que los pequeños se relajen mientras ejercitan sus ojos.

10 claves para mejorar las cataratas

Diez hábitos para mejorar y prevenir las cataratas

Diez hábitos para mejorar y prevenir las cataratas

¿Tienes cataratas o te gustaría prevenir su aparición? Es cierto que hoy día puedes operarte. L@s cirujan@s  colocan otra lente en la parte donde está la catarata. Pero, hay personas que prefieren evitar operaciones y fármacos en medida de lo posible. Y por qué no, al menos, intentar arreglar la situación de manera natural o evitarla.

En este artículo, vamos a ver que podéis hacer para ayudar a mejorar, prevenir y solventar a esta patología.

¿Qué es una catarata?

Las cataratas son manchas tipo nube que se dan en el cristalino o lente y se deben a un cambio en su estructura.  Se dice que es una acumulación de proteínas en la lente, que evita el paso de la luz.

Hoy día, es algo muy común, sobre todo en personas mayores. De hecho, en muchos países donde las operaciones no están tan extendidas, es la mayor causa de ceguera. En países occidentales, es una operación muy común y rutinaria.

A continuación, comparto contigo diez consejos para mejorar tus cataratas o para prevenir su aparición. Recuerda que esta información, no sustituye a la de ningún profesional sanitario u optometrista.

1. Evita el tabaco, alcohol, refrescos y estimulantes

Tod@s sabemos que estas sustancias son nocivas para nuestro organismo. Concretamente, aceleran el proceso de envejecimiento celular (entre otros muchos efectos). De hecho, esta recomendación debería extenderse a toda la población y no solo a las personas con problemas de cataratas u oculares.

2. Revisa tu dieta

Realiza una dieta mayoritariamente vegetariana, donde abunden los vegetales de hoja verde y verduras cocinadas. Nuestra principal fuente de nutrición viene de estos alimentos.

Evita o disminuye el consumo de los alimentos procesados tipo platos precocinados, bollería, galletas, patatas de bolsa, etc. No nos aportan nada (bueno) a nuestro organismo. Es más, nuestro cuerpo los reconoce como tóxico, ya que no estamos diseñados para ingerir esos alimentos.

3. Masajes

Los masajes te ayudarán a relajar tu cuerpo y especialmente y a liberar tensión de la espalda y el cuello. Muchas veces hay relación entre la visión y los problemas en el cuello, espalda  y postura en general.

4. Muévete

Camina al aire libre, haz Yoga, Chi Kung, Tai Chi, etc. Yo, como puedes ver, hago yoga. Pero tú puedes elegir cualquier actividad que te guste, adáptala a tus necesidades y no te olvides de sincronizar el movimiento con la respiración.

Cada mañana, una buena practicar para empezar el día es calentar todo el cuerpo con suaves estiramientos. Céntrate en mover el cuello suavemente hacia arriba/abajo/izquierda/derecha y rotaciones a ambos sentidos. Siempre muévete a la vez que inspiras o expiras.

5. Haz palming

Palming siempre  aparece en los post del blog, así que seguro que muchos de vosotr@s ya sabéis como hacerlo. Las indicaciones para cataratas son realizarlo por al menos 60 minutos al día.

¿Cómo hacer palming?

En primer lugar, es importante estar en una posición cómoda; si estás sentado puedes apoyar los codos en una mesa (como en la foto). Otra posición puede ser apoyar tu espalda sobre la pared, flexionar las rodillas y apoyar los codos en ellas. Si el palming es largo o simplemente prefieres hacerlo tumbado, puedes ponerte sobre la cama o sobre una esterilla, y poner cojines sobre tu pecho, así, podrás apoyar tus codos en ellos y tus brazos descansarán. Sea cual sea la posición que elijas, es importante que no sientas tensión en tus brazos ya que nuestro objetivo es la relajación.

A continuación, frota tus manos entre si, así generarás energía y las calentarás.

Ahora, cubre tus ojos cerrados con tus palmas. Las palmas deben estar ligeramente ahuecadas (como un bol) cubriendo cada ojo. Una vez tengas las palmas sobre tus ojos, ábrelos y comprueba que no entre nada de luz. Si entra luz, ajusta las manos hasta que veas oscuridad total. 

Ya puedes cerrar los ojos y empezar el palming.

Durante el palming céntrate en tu respiración y siéntela en tus ojos, siente como inspiran y expiran. También puedes visualizar la mejora de tu visión. Se trata de que tengas consciencia sobre tus ojos y no dejes vagar pensamientos. Si los pensamientos vienen, déjalos ir, y céntrate en la respiración, la oscuridad y tus ojos.Después de un tiempo, sin abrir los ojos, aleja tus manos poco a poco y aprecia los cambios de luz que ves en tu oscuridad. Por último, abre los ojos con parpadeos suaves y echa un vistazo a tu al rededor. ¿Cómo están tus ojos?

6. Mira lejos

Mira lejos durante 30 minutos al día. Puedes repartirlo entre intervalos de 10-10-10 o de 20-10 minutos. Sé que puede parecer un poco excesivo y aburrido, pero esta práctica relaja mucho la visión y puedes aprovechar para admirar la belleza de los paisajes.

7. Mira los detalles

Ahí fuera, hay un mundo por descubrir. Mira los detalles de las cosas, delinea las formas y colores de los objetos. Hazlo de una manera suave y relajada.

¿Cómo delinear?

Delinear consiste en mirar los detalles y dibujar los contornos de las cosas con tu mirada. Puedes imaginar que tu nariz tiene un lápiz que dirige y dibuja. No importa si no ves claramente, solo relájate, acepta la borrosidad y mueve tu mirada. Disfruta con lo que ves, los colores, formas y movimientos. Una vez dibujes el contorno de una imagen, cierra tus ojos y recuérdala. Vuelve abrirlos y comprueba si lo has recordado bien. También puedes hacerlo con movimiento, por ejemplo caminando.

Como todas las técnicas del Método Bates se debe realizar sin gafas, pero este es el único ejercicio que se podría practicar con ellas de manera excepcional.

8. Estimula tu periferia

Para estimular tu periferia; puedes colocarte un rectángulo de cartulina color negro sobre el puente de la nariz. De manera que bloqueamos la visión central y la periferia queda abierta. Camina un poco, hazlo en territorio conocido durante unos 5 minutos. Después, quítate el trozo de cartulina y comprueba si ahora, tu campo de visión se ha ampliado. Repite este proceso una vez más.

Puedes hacer variaciones en el juego; utiliza la cama elástica, juega con una pelota a pasartela de la lado a lado o un/a compañer@.

9. Mira el movimiento aparente

No hace falta que te subas a un tren para ver el movimiento aparente. 🙂

Recuerda; siempre que mueves tus ojos y/o cabeza, hay un movimiento aparente. Puedes verlo al caminar, en el autobús, etc.

Más información sobre movimiento en este  artículo.

10. Usa las gafas reticulares

Las gafas reticulares ayudan a ver mejor, y entrenan la visión. Introducen el movimiento, la centralización y relajación a la vista.  Y puede ser un buen recurso para problema de cataratas.

Si tienes cataratas y quieres recuperar tu visión naturalmente, has de realizar los ejercicios a diario, como si se tratase de una rutina.  ¡Ánimo! Y no dudes en consultarme cualquier duda.

¡OJO! Todos estos consejos y ejercicios no sustituyen la visita al optometrista u oftalmólog@. Consulta a tu médic@ antes de empezar a practicar la visión natural. Estos consejos son complementarios a los tratamientos tradicionales.

Seis ejercicios para practicar el Método Bates en el aeropuerto

Hace unos días, estaba en el aeropuerto a la espera un vuelo retrasado. Me sentía cansada  y aburrida. En momentos como ese, siempre ejercito mi visión. Es una manera divertida de pasar el rato a la vez que practicas buenos hábitos de visión. Además, el aeropuerto, con su infraestructura, elementos, colores y variedad de personas es un sitio estupendo para practicar. Y esta vez, durante mi estancia allí, se me ocurrió compartir contigo, cómo practicar el método Bates en el aeropuerto.

Si  eres de esas personas que pasan muchas horas al año en aeropuertos, ya sea por viajes de trabajo o placer, seguro que estás más que acostumbrad@ a esperar, y ya tienes tus recursos para combatir ese aburrimiento. Aunque yo te traigo hoy unas ideas que quizás quieras probar.

Cuando nos disponemos a coger un vuelo, todos nuestros sentidos han de estar activados, ya sea por un posible cambio en el itinerario, hora, retraso, o cualquier cosa que pueda suceder. Y a veces, es una situación estresante.

Lo primero que te recomiendo es que intentes relajarte, vaya tu avión con retraso o no. Si tienes ansiedad, intenta respirar profundamente y tomate los “ejercicios” como un juego. Total, no tienes nada mejor que hacer. ¡Atrévete a quitarte las gafas  en territorio desconocido (si las llevas) y explora!

Seis ejercicios para practicar el Método Bates en el aeropuerto

 

1. Cinta transportadora

Una forma divertida de practicar el método Bates en en aeropuerto, es al usar la cita transportadora. En ella puedes ver el movimiento aparente. Mientras te desplaces de una terminal a otra sube a la cinta y disfruta de ver las cosas moverse hacia atrás. Mirar este movimiento relaja tu visión y además es divertido.

2. Pantalla informativa vuelo

Estar atento a la pantalla de información puede ser una manera de practicar el método Bates en el aeropuerto. Siempre que vuelo, miro la pantalla de información como si fuera un optotipo. Busco la distancia máxima a la que lo puedo ver, doy un paso atrás e introduzco algunos elementos como balanceos, delinear o parpadear.

3. Mira lejos

Mira lejos, relaja tu cristalino; Siempre que estoy en un aeropuerto trato de buscar una ventana y mirar el paisaje. No aprietes tus músculos, tus ojos y tu frente. Buscamos relajar los músculos, y es genial para relajar tu lente porque puedes mirar muy lejos.

4. Estimula tu memoría

¿Sigues aburrid@? Estimula tu memoria e imaginación.  Practica el método Bate en el aeropuerto, mirando un detalle, cierra tus ojos y trata de recordarlo en tu mente por unos segundos. Abre los ojos de nuevo y busca otro detalle. Empieza por objetos pequeños, ya que te será más fácil. Cualquier aeropuerto tiene millones de detalles, símbolos y colores. Disfruta con la variedad.

5. Colorea mandalas

Ahora están muy de moda los libros de colorear mandalas y otros dibujos. En las tiendas del aeropuerto puedes encontrarlos o traerlo de casa. Pinta con lápices de colores  dibujos, de esta manera practicarás la centralización.

6. Busca tu maleta, centraliza y delinea

Al aterrizar puedes seguir practicando el método Bates en el aeropuerto. Si has facturado tu equipaje, el buscar la maleta entre todas las demás es un trabajo de centralización estupendo. Además, puedes hacer esto en cualquier momento durante tu espera. Por ejemplo, busca maletas rojas, lilas o gente con sombreros y delinea los objetos que buscas.

 

¡No te olvides de comprobar el estado del vuelo cada rato! Y recuerda que siempre hay oportunidades de divertirse ejercitando tu visión. Disfruta de tu viaje y recuerda practicar el método Bates en el aeropuerto, también a la vuelta. 🙂

Seis maneras divertidas de practicar el Método Bates con niñ@s

Practicar el método Bates con niñ@s, no solo es posible sino que este método bates y las alternativas naturales a la visión se adaptan muy bien a ellos. De hecho, la recuperación visual es más rápida que en los adultos. Esto es debido a que a menor edad, hay mayor plasticidad cerebral y una mayor capacidad de modificar estructuras cerebrales y celulares.

Además, los niños y niñas no llevan tantos años como los adultos apretando los músculos de los ojos y llevando gafas. Con lo cual, es más fácil que el músculo vuelva a su forma original.

Por eso, y porque a los niñ@s (por lo general ) no les gusta llevar gafas, te propongo estos divertidos ejercicios para practicar el método Bates con niñ@s.

Las actividades se practican sin gafas y cuanto más creativas y variadas, mejor. Aquí te propongo algunas, pero hay muchísimas más que pueden servir. Buscamos juegos en los que se implique la visión, la coordinación, el equilibrio, la motricidad, etc. Te animo a que uses tu imaginación; crea nuevos juegos y recupera otros antiguos y populares.

Estás actividades son aptas para niños y para adultos 🙂 El artículo de hoy va dirigido a la práctica del método Bates con niñ@s, pero no olvidemos que todos, adultos y adultas también tenemos un niñ@ dentro. Ríe, juega, canta, salta, baila y mantén a ese niño o niña viv@.

 

1. Salta en la cama elástica

Si tenéis la suerte de tener una cama elástica, ¡Usarla! La cama elástica ayuda a equilibrar los hemisferios cerebrales y a relajar la vista. Podéis colocar un optotipo en frente e ir diciendo letras o figuras mientras vais saltando o haciendo movimientos.

 

2. Juega con pelotas

Todos los juegos con pelota son estupendos para mejorar la visión, cambiamos el foco de cerca a lejos, estimulamos la visión periférica, trabajamos la coordinación de hemisferios y coordinación ojo-mano. Y no podemos negar que son muy divertidos y a los niñ@s les encantan.

Podéis jugar al tenis, al voleibol , a colar una pelota en una canasta pequeña o hacer un recorrido por un pasadizo, petanca, etc. Las posibilidades son infinitas.

 

3. Baila

Muévete al ritmo de la música, salta, corre, gira, rueda. Puede que te estés preguntando que tiene que ver bailar con tu visión. Pues bien, cuando nos movemos y bailamos libremente calentamos el cuerpo, liberamos tensión,  y relajamos la vista.

 

4. Palming con escondite

Los niños no disfrutan mucho del palming porque tienen que estar quietos por un rato. Puedes hacer un juego de esto. Enséñale cómo taparse las manos y hacer un palming y aprovecha para jugar al escondite.

5. Adivinar

Este juego es muy divertido. Vais caminando por la calle y tenéis que cerrar los ojos y abrirlos cuando creáis que va estar junto a vosotros algo que hayáis pactado como por ejemplo el coche rojo, la farola, etc.

 

6. Buscar tesoros diminutos

Podemos buscar cosas en el suelo que se nos hayan “perdido”, cosas pequeñitas y brillantes como abalorios. O también, podemos tirar bolitas de muchos colores al suelo y jugar a seleccionarlas por colores, elegir solo las rojas. Cualquier cosa que se os ocurra.

Me encanta ayudar a niñ@s a mejorar su visión porque ellos no tienen miedo. No tienen dudas a que el método funcione o no, y no tienen miedo al fracaso, solo creen. No perdamos la magia aun siendo adultos.

Cuando era pequeña no quise llevar gafas y no las lleve. Cuando era pequeña creía en el Método Bates. Hoy que ya no soy tan pequeña sigo sin gafas y sigo creyendo en el Método Bates. Hoy, doy las gracias a mi familia y a mi misma  por dejar a esa niña ser libre y seguir a su instinto.

Así que no hay excusa, ya tienes varios ejercicios para que practicar el método Bates con niñ@s sea posible y se diviertan al mismo tiempo.

 

 

 

Cambios en la oficina para tu salud visual

Diez cambios que ayudarán a tus ojos a sobrevivir en la oficina

Diez cambios que ayudarán a tus ojos a sobrevivir en la oficina

Hoy día, sois muchas las personas que trabajáis en oficinas. Con el título del artículo no estoy diciendo que el trabajo de oficina sea una pesadilla y haya que sobrevivir de alguna forma u otra. Pero, estarás de acuerdo conmigo que los ojos y el cuerpo se suelen ver resentidos.  Porque los hábitos en la oficina no siempre son los mas favorables para tus ojos. Por ello hoy te traigo diez cambios que ayudarán a tus ojos a sobrevivir en la oficina.

Aunque no solo me refiero a oficinas, sino a personas que por lo general usan el ordenador por muchas horas diarias. Y sí, yo también entro en ese grupo;  no trabajo en una oficina convencional, pero también utilizo el ordenador cada día  para trabajar.

Hay varios factores que influyen en que en el puesto de trabajo estemos desgastando nuestra vista; la falta de descanso, el prolongado uso del ordenador y pantallas a corta distancia, la falta de parpadeo, la luz artificial, la mala postura y falta de movilidad durante horas, el uso de sillas y mesas no adaptadas a nuestra anatomía, la pantalla no alineada a nuestra altura, el estrés de ciertas actividades profesionales, una respiración entre cortada y poco profunda, y un largo etcétera.

En síntesis un gran numero de hábitos que no favorecen nuestra visión, pero al hacer diez cambios que ayudarán a tus ojos a sobrevivir en la oficina, estarás ganando salud visual.

Los ojos son de vital importancia en nuestra vida cotidiana. Alrededor de un 80% de la información que recibimos viene de los ojos. Esto es muchísimo. Piénsalo, los usamos para todo, y obviamente para trabajar, también.

¿Por qué no introducir estos diez pequeños cambios mientras trabajamos para reducir tensión, mejorar la calidad de vida y ayudar a nuestros ojos?

Diez cambios que ayudaran a tus ojos a estar mas saludables

No significa que para tener mejor visión debas dejar el trabajo. Solo hacer algunos cambios de hábitos pueden ayudarte a mejorar tu salud visual. Aquí  te traigo algunos que pueden ser muy útiles.

1- Realiza descansos

 Cada hora deberías levantarte, estirar los músculos y si es posible caminar un poco, aunque sea por la oficina.

Descárgate un programa en el ordenador que te avise cuando descansar. Configúralo de tal manera que cada media hora te recuerde tomar un pequeño descanso y cambia la vista del ordenador procurando mirar lejos por al menos 15 segundos.

Aquí te dejo una selección de programas que te pueden ayudar, aunque hay muchísimos más que puedes encontrar en la red:

Para Windows

Para Windows y Linux

Para Mac

 

2.Parpadea frecuentemente

Deberíamos parpadear con frecuencia y de una manera suave y relajada.

No debemos implicar mucho los músculos de alrededor del ojo, tan solo se mueven los párpados.

Trata de introducir el parpadeo mientras usas el ordenador ( y cuando no lo uses también).

Si se te olvida, pon un post-it sobre el ordenador que diga: Parpadea, mira lejos, mira arriba, mira a la derecha y mira a la izquierda, mira abajo y respira.

 

3. Masajea tus ojos

El masaje de ojos es muy relajante para la vista y los resultados son inmediatos.

Hazlo siempre que sientas cansancio en los ojos o dolor. Al menos masajea tus ojos una vez al día durante tu jornada laboral. No te llevará más de 5 minutos.

Cierra tus ojos ( no como en el gif, por favor) y realiza círculos suaves con las yemas de tus dedos en 4 puntos alrededor del ojo; pómulos, sienes, cejas y el puente de la nariz. Cuenta 5 respiraciones en una dirección y 5 en la otra. Realiza las 10 respiraciones en cada uno de los 4 puntos.

 

4. Mira lejos

Cuando miramos a algo que está cerca, el músculo ciliar se contrae y la lente o cristalino se vuelve gruesa (como una lupa) permitiéndonos ver de objetos a corta distancia. El músculo ciliar está contraído y en tensión. En cambio, cuando miramos lejos el músculo se distiende y relaja, entonces la lente se vuelve fina. La conclusión es que necesitamos mirar lejos para relajar el cristalino.

Siempre que puedes mira lejos;  aprovecha los descansos para mirar por la ventana o si puedes, sal a la calle durante unos minutos.

Una muy buena idea es mirar lejos antes de trabajar durante unos minutos. Y  mirar lejos otra vez unas horas después de trabajar te puede ayudar a relajar el cristalino.

Recuerda no mirar con esfuerzo, escanea el paisaje y hazlo sin gafas.

 

5. Coloca tu ordenador delante de una ventana

Si tienes la suerte de tener una ventana por detrás de tu ordenador es estupendo. Así, cada ratito puedes quitar tu mirada del ordenador y mirar a través de la ventana lo más lejos que te sea posible. Si eso no es posible,  puedes poner un cuadro o póster colorido en la pared de detrás del ordenador para ir cambiando el foco, relajando  tu visón a la vez que la estimulas con colores.

6. Practica palming

Palming es la estrella para relajar tu vista.  Que no te de vergüenza hacerlo en la oficina. Cuéntale a todos y a todas cómo hacerlo así como sus beneficios, que lo prueben y verán como la relajación en la vista es inminente.  Cosas más raras se han visto en la oficina 🙂

Recuerda buscar una posición cómoda, que tu cabeza esté en línea con el cuello. Frota las manos antes de empezar para generar calor y cubre tus ojos cerrados con las palmas. Comprueba que no entra nada de luz. Concéntrate en tu respiración y mantén las manos relajadas. Mantén el palming por al menos 3 minutos, aunque lo ideal sería un mínimo de 6 minutos.

 

7. Siéntate en una posición adecuada

Utiliza una silla que puedas ajustar de acuerdo a tu altura, y que sea cómoda. La posición de tu cuerpo ha de ser con la espalda recta y hombros relajados. Siéntate a una distancia desde la que pueda leer la pantalla cómodamente y que ésta se sitúe a la altura de tus ojos para mantener el cuello relajado.

8.  Cuida la iluminación

La luz natural siempre es la mejor opción. Si no es posible, intenta comprar bombillas de espectro de luz total (simulan al máximo la luz natural), tienen un coste elevado. Así que si puedes evitar trabajar de noche, mejor y si usas cualquier otra bombilla, trata  que no apunte a tus ojos y que no deslumbre la pantalla.

Descárgate F.lux, una aplicación que modifica el tono de tu pantalla para adaptarse a las necesidades lumínicas de tu ambiente. Las pantallas en tonos cálidos y amarillentos durante la noche son mejores para nuestra vista.

 9.  Realiza estiramientos

Estar sentado o sentada durante horas mirando a una pantalla no sólo afecta a tus ojos; tu cuerpo también se ve alterado.

Los seres humanos no estamos diseñados anatómicamente para pasarnos 8 horas sentados en una silla de oficina mirando a una pantalla. Esa no era nuestra función en el mundo, pero hoy día parece que lo es.

Cuando hagas descansos estira tu cuerpo, haz rotaciones suaves con el cuello, estira los brazos por encima de tu cabeza, mueve tus hombros. Cualquier movimiento te ayudará a relajar.

10. Practica oscilaciones largas

Lo reconozco, si prácticas las oscilaciones largas en el trabajo serás oficialmente el/la rar@ de la oficina. Que le vamos a hacer, pero si lo haces en mitad de tu jornada por unos 5 minutos te puede ayudar a relajar la vista y el cuerpo.  Si no te convence la idea, siempre lo puedes hacer al llegar a casa o antes de dormir.

Recuerda mantener una postura recta, el coxis para dentro, y la espalda recta en línea con el cuello. Abre las piernas a la altura de las caderas y realiza un movimiento de derecha a izquierda. Cuando te giras hacia la derecha, todo el cuerpo va contigo y el talón izquierdo se eleva y viceversa. Con la mirada escanea el paisaje frente a ti de una manera relajada.

Recuérdale a tu jefa o jefe que el cansancio repercute en tu rendimiento y que nos impide concentrarnos. Un ambiente de trabajo sano y armonioso ayudará a aumentar tu productividad y la de tus compañeros.

Ya solo te queda convencerle de que adapten un cuarto con hamacas para descansar y para hacer tus palmings. Ah sí, y unas esterillas para las clases de yoga en el trabajo 🙂 Suena a broma, pero muchas empresas ya implantan clases de yoga, de hecho yo doy clases de yoga en oficinas  ¿Por qué no unas de visión?

Y como siempre no te agobies, utiliza los cambios y consejos que más te gusten o se adapten a ti. Si no puedes hacer todo, al menos elige 4 o 5 adaptaciones. Siempre es mejor poco que nada.

Pero te aseguro que con estos Diez cambios que ayudarán a tus ojos a sobrevivir en la oficina, mejoraras tu salud visual y tu calidad de vida.

Por unos ojos sanos y felices,

– Marina

Estudios científicos que avalan la mejora de la visión naturalmente